Jueves, 19 de Mayo de 2022

La Universidad Católica premia a Alejandro Zambra

ChileEl Mercurio, Chile 16 de diciembre de 2021

El destacado escritor recibirá este mediodía el Premio José Nuez Martín, que otorga la Facultad de Letras de la casa de estudios, por su novela "Poeta chileno".

"Sorprendido y agradecido" dice estar Alejandro Zambra (Santiago, 1975) con este nuevo reconocimiento a "Poeta chileno", su más reciente novela, que para él "ha sido mi manera de estar en Chile". Y más aún: "Noticias como estas me hacen pensar que valió la pena escribirla", afirma. Radicado en México hace cinco años -y sin poder venir desde 2019-, el destacado escritor se encuentra de visita en Santiago y este mediodía recibirá el Premio José Nuez Martín que, desde 1994, otorga la Facultad de Letras de la Universidad Católica en conjunto con la Fundación José Nuez Martín.
Zambra vuelve así a la facultad donde obtuvo su doctorado en Literatura, en 2008. "Soy colocolino e hice el pregrado en la Universidad de Chile, así que no fue fácil la decisión de estudiar en la PUC -reconoce-. Pero me sentí muy a gusto durante esos años. Me acuerdo en especial de algunas tardes milagrosas en la biblioteca de la Facultad de Letras, de pronto parecía que todos los libros que quería leer estaban en esas estanterías. Y estaré siempre agradecido de mi profesora María Inés Zaldívar, que me ayudó muchísimo, con una generosidad a toda prueba, a escribir una tesis tanto o más larga que 'Poeta chileno'".
"Poeta chileno" (Anagrama, 421 páginas) fue elegida entre más de 40 novelas de autores nacionales publicadas en 2019 y 2020, ya que el Premio José Nuez Martín alterna anualmente este género con teatro. Inaugurado con Jorge Díaz y su obra "El guante de hierro", en 1995 se le otorgó a Diamela Eltit por "Los vigilantes". "La escritora siempre recuerda que este fue el primer reconocimiento que tuvo su trabajo literario", señala Patricio Lizama, decano de la Facultad de Letras y presidente del jurado que también integraron Gonzalo Cortés, como representante de la fundación, y los académicos Macarena Areco, Sebastián Schoennenbeck y la vicedecana, Rosa María Lazo, como ministro de fe.
Con una trayectoria de casi treinta años, el premio también ha reconocido a dramaturgos como Marco Antonio de la Parra, Egon Wolf, Juan Radrigán, Guillermo Calderón y Manuela Infante y, excepcionalmente, a compañías teatrales, como el Grupo La Troppa o Tryo Teatro Banda de Francisco Sánchez. A su vez, Antonio Ostornol, Carlos Tromben, Jorge Edwards y Roberto Brodsky son algunos de los novelistas galardonados.
Respecto de los criterios de esta elección, Patricio Lizama señala: "La novela pertenece a uno de los autores fundamentales de la narrativa chilena actual, quien con ella reescribe, plantea nuevos problemas y completa su trilogía integrada por 'Bonsái', 'La vida privada de los árboles' y 'Formas de volver a casa'". Y añade: "En 'Poeta chileno' fluyen, se encuentran y se separan, se cruzan y se distancian asuntos como las nuevas formas de hacer familia en el siglo XXI, las masculinidades alternativas centradas en los encuentros y desencuentros entre generaciones y las distintas relaciones afectivas".
En ese sentido, señala, "la novela explora la dimensión social de un Chile que ha mutado de manera compleja y desigual. En este plano, la trama otorga gran relevancia a los movimientos migratorios de los personajes dentro y fuera de la clase, la ciudad y el país".
Por último, destaca Lizama, "la obra de Zambra da cuenta de una suerte de estado de la cuestión, no de la poesía chilena, sino de los poetas chilenos marcados por estos arraigos y desarraigos, estos cruces y mutaciones y, muchas veces también, por la precariedad y el aislamiento, la necesidad de vínculos y la búsqueda de sentido".
Desde el título, en efecto, la materia de esta novela, la más extensa y "novelesca" de Zambra, es la poesía chilena, con sus obras y sus personajes reales o inventados. El autor reconoce que la poesía es lo que más lo ha alimentado como novelista: "La poesía chilena, en particular. Es todavía la parte de la literatura que más disfruto. Para muchos de nosotros, a mediados de los noventa, Chile era un país horrendo con una poesía maravillosa. Ahora pienso a veces algo parecido, pero espero que pronto tengamos la suerte de ser gobernados por un presidente que conoce muy bien la poesía chilena. Gabriel Boric dice que es un poeta frustrado, pero todos somos presidentes frustrados, así que estamos a mano", bromea.
Reconoce que nunca ha dejado de escribir poesía, "mala poesía, aunque a veces pienso en publicar un par de libros que tal vez merecen existir", afirma. "Vengo de la poesía y me gusta pensar o creer que hacia allá voy".
-"Toda seriedad es cómica", dijo Nicanor Parra. ¿Lo aplicaría a esta novela para explicar el humor que hay en ella?
"Yo creo que los libros siempre nacen de alguna traición a la seriedad o a la solemnidad. De una voluntad de ir más allá de los propios pudores, temores, traumas. Incluso el poema más serio y terrible supone un cierto triunfo sobre el silencio y yo relaciono ese triunfo con el humor, con el aliento, con la respiración".