Lunes, 17 de Enero de 2022

Naomi Osaka, la temible rival de Osorio en Australia

ColombiaEl Tiempo, Colombia 14 de enero de 2022

Resumen de agencias @ELTIEMPO
No fue benévolo el sorteo del Abierto de Australia para la mejor tenista latinoamericana, la colombiana Camila Osorio, que ocupa el lugar 53 del escalafón mundial de la Asociación de Mujeres Tenistas (WTA, por su sigla en inglés)

Resumen de agencias @ELTIEMPO
No fue benévolo el sorteo del Abierto de Australia para la mejor tenista latinoamericana, la colombiana Camila Osorio, que ocupa el lugar 53 del escalafón mundial de la Asociación de Mujeres Tenistas (WTA, por su sigla en inglés). En el primer partido tendrá que enfrentarse a la japonesa Naomi Osaka, la número 14 del escalafón mundial y actual campeona defensora del torneo. La dimensión deportiva de Osaka se refleja en un solo dato: el año pasado se convirtió en la deportista mejor pagada de todos los tiempos en el mundo. La prestigiosa revista Forbes afirmó que la tenista de 24 años de edad ganó 60 millones de dólares (55 de ellos por concepto de patrocinios), estableciendo así un nuevo récord para una atleta. Ella, la primera mujer en la lista publicada por la revista, es la número 12 de la relación general entre los deportistas mejor pagados. Osaka es una rival peligrosa y temible: ha sido campeona de cuatro grand slams (dos abiertos de Estados Unidos en 2018 y 2020, y dos abierto de Australia en 2019 y 2021) y ha ocupado la primera posición de la clasificación de la WTA durante 25 semanas (cuatro seguidas). Un difícil 2021 Sin embargo, el 2021 fue un año difícil para Osaka luego de su triunfo en Australia, a donde ahora regresa apenas volviendo a jugar después de cuatro meses de no pisar una cancha. Necesitaba un descanso y ocupar sus pensamientos en otros asuntos, luego de haber sido eliminada de los Juegos Olímpicos y de haber declarado que la ansiedad y la presión por los resultados del profesionalismo y la fama le estaban afectando su salud mental. "Todo salió mal. He sentido por momentos que tenía todo el peso del mundo sobre mi espalda. Ha sido demasiado para mí. Esta derrota me ha hecho más daño que cualquiera", dijo, llorando, la tenista japonesa tras su inesperada eliminación en los octavos de final de los Juegos Olímpicos. Días antes, Osaka había encendido el pebetero de la llama olímpica, una distinción solo para los más privilegiados del deporte: "Sin duda, es el mayor logro atlético y el honor que tendré en mi vida", escribió Naomi en su Instagram. Osaka, de madre japonesa y padre haitiano, no ha encajado muchas veces en la cultura tradicional de la sociedad japonesa por sus propios orígenes, su comportamiento y sus opiniones políticas. Además apenas habla japonés. Como si fuera poco, siempre ha tenido pánico, ansiedad y nervios para atender a la prensa. Las ruedas de prensa para ella se convirtieron en algo angustioso y abrumador, por lo que decidió no asistir muchas veces a las conferencias obligatorias en los torneos y por lo que recibió, incluso, multas, como en Roland Garros. Ella lloró y se derrumbó varias veces frente a los comunicadores y las cámaras. Desde el comienzo de este año, Osaka intenta recuperar la alegría por el tenis y su nivel de juego. La alegría La semana pasada dijo: "Solo tengo un objetivo importante este año y no tiene nada que ver con los resultados o cosas así. Solo quiero sentir que me divierto cada vez que entro en la cancha. Si luego pierdo, al menos quiero asegurarme de que lo intenté con todas mis fuerzas". Y agregó: "También tengo un objetivo en las ruedas de prensa: no volver a llorar nunca más, espero que funcione. Me preocupo demasiado por los resultados, el ranking... Necesito encontrar la manera de disfrutar del juego: es la razón de todo esto". Osaka se retiró el fin de semana pasado de la semifinal contra Veronika Kudermetova por un dolor abdominal. Prefirió "cuidarse" para jugar en plena forma el grand slam. Su potencia En la cancha, la japonesa se destaca por su agresivo juego de fondo, su potencia y fuerza en su derecha (puede llegar a los 160 km/h) y su servicio (ha marcado 200 km/h), pero, más que sus balazos de tiros ganadores, su fortaleza física está en ganar puntos largos.