Domingo, 03 de Julio de 2022

Brasil vs. Argentina, ‘el partido más largo’ de toda la historia

ColombiaEl Tiempo, Colombia 23 de junio de 2022

La nación- grupo diarios de américa -gda @ELTIEMPO
El partido entre Brasil y Argentina de las eliminatorias suramericanas del Mundial de Catar 2022 amenaza con ser el más largo de la historia

La nación- grupo diarios de américa -gda @ELTIEMPO
El partido entre Brasil y Argentina de las eliminatorias suramericanas del Mundial de Catar 2022 amenaza con ser el más largo de la historia. Comenzó el 5 de septiembre de 2021 y se interrumpió cinco minutos después tras una invasión de los agentes sanitarios locales. La Comisión de Apelaciones de la Fifa ya resolvió que debe volver a disputarse y emplazó a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) a definir el estadio. El plazo vencía ayer y al cierre de esta edición no se conocía información al respecto. En forma extraoficial, desde la CBF informaron que la sede designada será la misma: la Arena Corinthians, de San Pablo. En la Fifa, organizadora de las eliminatorias, todavía no se había recibieron la comunicación. La Fifa entiende que el torneo clasificatorio debe terminarse, aún cuando lo deportivo se haya definido. Además, se trata de uno de los mejores aperitivos comerciales para el Mundial de Catar: Lionel Messi vs. Neymar. Por eso, hasta se especuló con que el partido pudiera trasladarse a territorio europeo. Incluso los funcionarios brasileños le dejaron trascender a la AFA que si la Argentina estaba dispuesta a jugar en otro continente (Europa o Asia), no habría problema. La fecha definida por la Fifa es el 22 de septiembre, cuando los futbolistas están liberados por sus clubes para cumplir con sus compromisos internacionales. Será la última ventana antes del Mundial de Catar. En cuanto la Comisión de Apelaciones de la Fifa reafirmó la disputa del partido el pasado 9 de mayo, la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) anunció su intención de reclamar ante el máximo organismo de alzada, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Aquella determinación dio a entender que la intención de Claudio Tapia, presidente de la AFA, es no jugar contra Brasil en la antesala del Mundial, sobre todo porque en el caso de haber jugadores expulsados, acarrearán suspensión en Catar y se perderían uno o dos encuentros de la cita ecuménica. Además, jugar el clásico suramericano, con todo lo que el encuentro implica, siempre requiere un extra por parte de los futbolistas. Semejante intensidad aumenta el riesgo de lesiones. Y nadie en el predio de Ezeiza donde se entrena el equipo argentina quiere otro caso como el de Manuel Lanzini, quien se perdió el Mundial de Rusia en 2018 por una lesión en una práctica. Más allá de las declaraciones públicas que apuntan al reclamo en el tribunal de Alzada con sede en Lausana (Suiza) para evitar jugar el partido, la AFA todavía no envió nada. ¿La razón? Aún no tiene los fundamentos del fallo en su contra (y en contra de la CBF) emitido por la comisión de Apelaciones de la Fifa. Se esperan para esta semana o, a más tardar, para la próxima. Con ese documento en la mano, los asesores legales de la AFA podrían, en efecto, pedir el arbitraje del TAS. Mientras, en las oficinas de la AFA todavía no se decidieron a presentar una medida cautelar para que no se dispute el encuentro. Eso sí, puede hacerse sin los fundamentos del fallo de la Fifa. La estrategia legal dependerá del documento que reciban desde Suiza. El comando técnico brasileño, encabezado por Tite, no quiere saber nada con jugar el partido con la Argentina. Pero choca con la voluntad del presidente de la CBF, Ednaldo Rodrigues, quien siempre se manifestó a favor de la realización del partido. Incluso se especuló con la posibilidad de que el encuentro se jugara en el interior brasileño. Para cumplir con la fecha tope estipulada por la Fifa, la CBF eligió San Pablo. Otra vez. El duelo será solo para la estadística. En rigor, hay un único condimento: una victoria argentina haría historia, pues sería la primera caída de Brasil en casa por eliminatorias mundialistas.