Viernes, 12 de Agosto de 2022

Arturo Sandoval critica actual música latina: "Está creando un gusto desagradable y deprimente"

ChileEl Mercurio, Chile 6 de agosto de 2022

El músico cubano varias veces ganador del Grammy se presentará el próximo martes en el Teatro Nescafé de las Artes.

En Miami hacen 32 grados de calor y un 67% de humedad, pero eso no es impedimento para que Arturo Sandoval (72) prenda un grueso puro para hablar de su vida y carrera, la que se ha extendido por 61 años tocando en los principales escenarios del mundo y compartiendo estudios de grabación con Tony Bennett, Frank Sinatra, Rod Stewart, Dizzy Gillespie, Pharrell Williams, Barbra Streisand, Alejandro Sanz y Ariana Grande.
Desde que escapó de su Cuba natal en 1990 la vida le ha sonreído. De hecho, no deja de hacerlo mientras mira la pantalla para conversar con "El Mercurio" vía Zoom previo a su visita a Santiago para tocar en el Teatro Nescafé de las Artes el próximo martes, a las 20:30 horas, en el marco de un nuevo show de Stgo. Fusión. Tras de él se ven varias fotos colgadas en la pared en que aparece junto a leyendas del jazz, panteón al que pertenece gracias a 10 premios Grammy, seis premios Billboard, un Emmy y una Medalla Presidencial de la Libertad entregada por el expresidente Barack Obama.
Aunque se hizo conocido como trompetista y multiinstrumentista de jazz, a lo largo de los años ha compuesto y grabado diversos géneros como tangos, boleros, música de películas, estándares y pop. Para él solo existe "la buena música", aunque le preocupa el estado actual de la música latina por el contenido de muchos de los éxitos que se tocan en las radios.
"Esta música -que no es toda- está creando un gusto que diría que es desagradable y deprimente, y lo peor es que está teniendo el reconocimiento de los Grammy. Si uno escucha a algunos de esos artistas, lo único que dicen son una sarta de groserías y ofensas a las mujeres. Me preocupa que esta tendencia siga teniendo auge", plantea.
Sobre su regreso a Chile, señala estar muy contento de volver a un país donde siempre se ha sentido querido, más aún de hacerlo tras presentarse a tablero vuelto en varios países de Europa, donde obtuvo la aclamación de la crítica especializada por la energía y alegría que imprime en sus presentaciones. "Yo respiro música y la disfruto profundamente. Siento que cada día amo más la música, y la experiencia de tocar frente a un público es irremplazable", expresa.
De La Habana a la fama
Si bien Sandoval es reconocido como uno de los músicos latinos más relevantes de las últimas décadas, su popularidad no traspasaría las fronteras de Cuba hasta mediados de los 70, cuando el trompetista Dizzy Gillespie visitó la isla para conocer a los músicos que tocaban bajo el régimen castrista. Fue gracias al jazzista norteamericano que Sandoval y su conjunto fueron invitados en 1977 a tocar al Carnegie Hall junto a Bill Evans y Stan Getz. Esa presentación le valdría su primer Grammy, pero no sería hasta 1990 que en una gira por Italia desertaría para luego radicarse en Estados Unidos.
Sus años en Cuba y su salida de la isla valieron que en el año 2000 la cadena HBO realizara la película "Historias de La Habana", protagonizada por Andy García y Gloria Estefan. De esta experiencia afirma que "esta es la historia de la realidad que vivimos y es un testimonio que quedará para nuestra familia sobre cómo llegamos a Estados Unidos, lo que sufrimos en Cuba y cómo escapamos. Lo único que siento es que la película se acaba en el momento que llegamos a Norteamérica, y eso fue hace 32 años, período en que ha pasado lo más importante de mi vida en la que se abrieron todas las puertas".
Ha sido en este período en que ha escrito bandas sonoras para películas como "Los reyes del mambo", la versión de 2013 de "Superman" y las últimas dos de Clint Eastwood. En 1992 fue parte de "Duets", el último disco de Frank Sinatra, y en 2018 publicó su álbum "Ultimate Duets¡", en compañía de artistas como Prince Royce, Celia Cruz, Alejandro Sanz, Plácido Domingo, Stevie Wonder, Pharrell Williams, Ariana Grande, Juan Luis Guerra y Anni-Frid Lyngstad, de ABBA, quien dejó su retiro para cantar con él.
Pese a no esconder su deseo de volver alguna vez a Cuba, dice que "la dictadura ha hecho lo indecible para frustrar la carrera de muchos artistas con gran talento. Ahí las oportunidades no existen. Añoro poder regresar y ver ese país libre algún día".