Martes, 06 de Diciembre de 2022

Incendio en Rapa Nui alcanza el cráter y la cantera del Rano Raraku, dañando 30 moáis

ChileEl Mercurio, Chile 7 de octubre de 2022

También afecta totoras usadas en prácticas culturales y un nido de ave migratoria que se reproduce en el volcán.

Expertos del Consejo de Monumentos Nacionales y autoridades de la comunidad indígena Ma'u Henua evaluaban ayer los estragos causados por un incendio forestal en el volcán Rano Raraku de la isla de Rapa Nui, que alcanzó la cantera en la que la antigua civilización rapanuí fabricaba sus moáis.
En el lugar hay cerca de 400 de estas esculturas terminadas o en diversas fases de fabricación, y los informes preliminares evacuados por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) indicaban que 30 de estas veneradas reliquias arqueológicas habían sido alcanzadas por las llamas.
"El daño es irreparable en el sitio arqueológico de la cantera", estimó la jefa provincial de Conaf, Ninoska Cuadros. La profesional explicó que el fuego avanzó por la ladera externa del cráter, donde se ubica el sendero de visitación turística, y allí alcanzó a unos 15 moáis. En el volcán también nidifica la fardela migratoria tavake ( Phaethón rubricauda ) y su hábitat resultó carbonizado, constatándose la quema de al menos un nido.
El incendio partió en la mañana del lunes en el norte de la isla, frente a la bahía de La Pérouse. Ya alcanza 104 hectáreas, 70 de ellas en el volcán, sin que el despliegue de un carrobomba y cinco bomberos, una camioneta y un carro forestal de la Conaf, apoyados por dos camiones aljibe, pudiera controlarlo. Su causa serían las quemas ilegales de ocupantes del parque nacional en busca de pasto nuevo para sus caballos.
Cuadros explicó que el fuego subió por la ladera del volcán y alcanzó su cráter y la laguna reducida por la sequía, donde quemó la totalidad de los totorales empleados por la comunidad rapanuí para fabricar flotadores en las competencias de la Tapati.
El arqueólogo José Miguel Ramírez, especializado en Rapa Nui, lamentó que el fuego alcanzara el único sector de la isla que produce toba volcánica, la ceniza granulosa usada como materia prima para esculpir los moáis, que representan a los antepasados rapanuís. "Se conforma por placas muy estratificadas. Cuando son alcanzados por el fuego, se ve cómo se descascara la 'piel' de los moáis. Es un daño directo", comentó.
El alcalde Pedro Edmunds lamentó que las quemas ilegales no hayan podido ser erradicadas, pese a sus graves impactos ambientales y sobre el patrimonio de esta cultura polinésica. Ya en enero del año pasado, unos 4 mil sitios arqueológicos (ahus, moáis y jardines de piedra) habían sido alcanzados por el fuego y dado origen a una causa penal para dar con responsables.
Ninoska Cuadros indicó que el único registro previo de que la cantera de moáis fuera alcanzada por el fuego se remonta a los años 60 (siglo pasado), aunque Ramírez recordó otro en 1997.