Viernes, 03 de Febrero de 2023

Varsovienne busca aumentar su apuesta en Chile el próximo año pese a freno en el consumo

ChileEl Mercurio, Chile 5 de diciembre de 2022

Rodrigo y Gerardo Cisternas, directores ejecutivos de la empresa, apuntan a continuar con nuevas aperturas de locales, aumentando a 56 las tiendas distribuidas en el país.

La caída generalizada en los niveles de consumo entre los chilenos no amargaría el cierre de año para la cadena de chocolates Varsovienne. Luego de un extraordinario 2021, la firma ligada a la familia Cisternas, que cuenta con unos 68 años de trayectoria, espera culminar el actual ejercicio con ventas por sobre los niveles del ejercicio pasado, cuando la liquidez abundaba y la inflación aún no era una preocupación entre los chilenos.
Así lo confirmaron en entrevista con "El Mercurio" Rodrigo y Gerardo Cisternas, directores ejecutivos de Varsovienne, quienes pertenecen a la tercera generación de la familia que maneja la chocolatería, asegurando que, pese a un último trimestre más lento en las ventas para sus operaciones, esperan tener un impulso en la época navideña, que representa un 20% de sus ventas consolidadas anuales. Así, van encaminados a cerrar 2022 con un crecimiento de entre 1% y 2% en su primera línea, a pesar de la alta base comparativa que dejó el año anterior.
Los hermanos Cisternas apuntan a seguir creciendo, pese al desafío que implicaría que 2023 sea un año "más complicado" ante el escenario económico que enfrentaría el país.
"El próximo año lo vemos difícil, como lo ve todo Chile, y será un año complejo con todos los indicadores que apuntan a eso, a seguir con una alta inflación y disminución de salarios reales. Entonces, estamos siendo prudentes en términos de desafíos de ventas, por lo que queremos alcanzar los mismos números de 2022 y crecer a un ritmo similar de entre 1% y 2%, buscando mantener un crecimiento sostenido en el tiempo", dijo Gerardo Cisternas.
En esta línea, será clave la entrada en operación de las nuevas tiendas. En 2022, invirtieron entre US$ 1,5 millones y US$ 2 millones en remodelaciones, incorporación de maquinaria y en la inauguración de cuatro sucursales -Chillán, Los Ángeles, Valdivia y en la comuna de Independencia (Santiago)-, ampliando su cobertura en regiones y complementando su oferta de e-commerce a nivel nacional, que representa un 20% de sus ventas tras la pandemia.
Si bien están evaluando el monto de inversión para el próximo año, la chocolatería espera continuar con la apertura de nuevos locales para alcanzar 56 tiendas en el país. "Vamos a seguir potenciando las tiendas físicas, porque estamos en una categoría en que la presencialidad al momento de la compra y la experiencia es importante", señaló Rodrigo Cisternas. "Este año logramos abrir nuevas tiendas, a pesar de toda la incertidumbre económica a nivel mundial y local. Pero creemos que Chile saldrá adelante, estamos apostando a eso, por lo tanto nuestros proyectos de apertura de tiendas y de seguir creciendo por ese lado los mantenemos. Somos una empresa familiar y nacional, y creemos en el país, por eso seguimos apostando y somos capaces de revertir las cosas que nos afectan hoy en día", agregó.
Costos y expansión
Mantener el ritmo de crecimiento no sería la única preocupación para los hermanos Cisternas. El aumento de los costos por el alza en el precio de los insumos, como el cacao, señalan, sigue siendo un dolor de cabeza. "Como empresa, también estamos haciendo un esfuerzo importante en tratar de no traspasar el 100% del alza de costo que tenemos en todas nuestras materias primas al consumidor final, aunque eso nos disminuya los márgenes", dijo Rodrigo Cisternas.
Sin embargo, en la firma aseguraron que no planean implementar una línea de productos de menor calidad, dado el actual escenario de menor demanda. "El mundo está pasando por una situación difícil en el tema de inflación y eso significa que si uno es importador de materia prima, afecta el costo de la materia prima, el tipo de cambio también impacta, sobre todo cuando eres importador, pero invirtiendo en máquinas para hacer más eficientes los procesos productivos", dijo Gerardo Cisternas. "Preferimos sacrificar un poco de los márgenes para pasar en el fondo una época difícil a estar dispuestos a transar en calidad, porque empeora la calidad del producto", apuntó.
Por otra parte, ambos aseguraron que en la firma se retomó la evaluación para observar oportunidades y nuevos mercados para expandir sus operaciones fuera de Chile, algo que se trabó a raíz de la pandemia, pero sin "nada concreto aún".
"Lo de estar mirando hacia afuera lo estábamos evaluando antes de la pandemia, obviamente con la pandemia se congeló, porque nos concentramos en solucionar los problemas locales que eran más importantes en ese momento. Pero hoy día ya se normalizó todo en Chile, con todo el comercio abierto, volvimos a retomar ese tema y estamos mirando nuevamente hacia afuera", aseguró Rodrigo Cisternas.
Respecto a la oportunidad de que un tercero o un conglomerado se sume a la propiedad para potenciar estos planes de internacionalización -tal como lo ha hecho la suiza Nestlé con La Fête-, descartaron esta posibilidad, ya que esperan realizarlo bajo su actual modelo de negocio familiar.
"Todo lo que se hace en la empresa se hace pensando en no necesitar o depender de un tercero para hacerlo", dijo Rodrigo Cisternas. "La obligación de nosotros es estar siempre reinventándonos, y con la velocidad que se necesita en una empresa. Lo supimos sacar adelante en la pandemia, así como también con las distintas amenazas que uno ve en la industria, como actores nuevos o grandes conglomerados, como Nestlé, que compró una chocolatería de la competencia (La Fête)", añadió Gerardo Cisternas.