Viernes, 03 de Febrero de 2023

Impuestos verdes recaudan hasta 0,2% del PIB y luego bajan por descarbonización y exenciones

ChileEl Mercurio, Chile 5 de diciembre de 2022

Plantea que se puede aumentar tasa del tributo al carbono considerando carga tributaria total de empresas y combinarlo con reducciones de impuestos como el corporativo, que preserva estímulos de inversión, además de ampliar la base.

El estudio "Impuesto al Carbono en Chile: Consideraciones Económicas, Sociales y Ambientales", elaborado por el coordinador de energía y cambio climático de Clapes UC, Luis Gonzales; el coordinador macroeconómico de la entidad, Hermann González, y el exministro de Hacienda y director del centro de estudios, Felipe Larraín, documenta la experiencia internacional de 26 países y 7 regiones subnacionales que introducen el impuesto entre el período 1990-2021. Los autores aprovecharon esta heterogeneidad para analizar los años de introducción de los impuestos, la cobertura en los sectores económicos, su convivencia con otros impuestos y las modificaciones que han sufrido en el tiempo. También estudiaron estas características por nivel de desarrollo de los países.
Los autores, asimismo, evaluaron la recaudación de los impuestos verdes en Chile desde sus inicios en 2018 (ver gráfico), distinguiendo la recaudación por fuentes móviles y fijas: estimaron que a 2024 recaudarán US$ 311 millones, de los cuales US$ 229 millones provienen de fuentes fijas y US$ 82 millones, de fuentes móviles.
Propuestas
Entre las principales recomendaciones del estudio se destaca que Chile ha dado pasos concretos en su acción climática, caracterizándose por tratar de equilibrar las ambiciones ambientales con la responsabilidad en el manejo económico, logrando buenos resultados y modernizando sus sistemas de tributación.
"Se espera continuar en esta senda con una mirada integral del desafío de los incentivos y adopción de nuevas tecnologías para contribuir con las metas de carbono neutralidad y, a su vez, alcanzar el desarrollo a través del crecimiento económico y la inversión" , señalan los economistas de Clapes UC.
Según el análisis, la evidencia internacional analizada en sistemas de "carbon pricing" (precio de las emisiones) con duración por encima de los 30 años "nos muestra que no es adecuado enfocarse únicamente en la recaudación fiscal, ya que si el diseño es el correcto, se espera que la recaudación caiga por el desincentivo a las emisiones que se busca en primer lugar. En promedio, los sistemas recaudan en torno a 0,2% del PIB, no siendo la recaudación lineal en el tiempo. Esto último es importante desde el punto de vista del compromiso de gastos que se asume contra estos ingresos (calzar ingresos y gastos en el largo plazo)".
Precisa el informe que los sistemas más antiguos y los recientes muestran dos frentes en los cuales se puede avanzar. El primero, aumentar la tasa de impuesto al carbono, considerando la carga tributaria total que enfrentan las empresas y de esta manera combinarlo con reducciones de impuestos como el corporativo, que logran preservar los estímulos de inversión y además logran direccionar la inversión en tecnologías limpias.
El segundo es considerar la base de la tributación. En este sentido, alternativamente se puede mantener la tasa del impuesto y ampliar la base de tributación como se avanzó en Chile en 2020, incorporando más establecimientos. De igual manera, se observa que en Chile la modificación del cobro del "carbon tax" (impuesto al carbono) en generación eléctrica, considerando los costos variables, es una dirección en la que se debe avanzar dada la experiencia internacional.
Concluyen que, tanto en la recolección de evidencia empírica como en simulaciones con contrafactuales de cumplimiento de reducciones de emisiones, se constata que el impuesto al carbono presenta impactos económicos negativos en el corto plazo, que se atenúan en el mediano plazo y que ambientalmente no logran cumplir con el total del abatimiento necesario para lograr las metas de reducción de emisiones. Este hecho implica la necesidad de complementar el instrumento de precio con instrumentos de norma y estándares como los aprobados en la ley de 2020 de sistemas de compensación y sistemas de "cap and trade" que permiten, además, ampliar potencialmente el mercado con sistemas internacionales.
RecaudaciónSe estima que en Chile, a 2024, los tributos verdes recaudarán US$ 311 millones.