Viernes, 03 de Febrero de 2023

Una biografía intelectual

UruguayEl Pais, Uruguay 6 de diciembre de 2022

Lincoln Maiztegui solía afirmar que en Uruguay se escriben pocas biografías y así muchas veces vamos perdiendo información valiosa para reconstruir nuestra historia

Lincoln Maiztegui solía afirmar que en Uruguay se escriben pocas biografías y así muchas veces vamos perdiendo información valiosa para reconstruir nuestra historia. En alguna medida, aunque es un libro basado en las ideas antes que en el relato de su vida, la biografía intelectual sobre Ramón Díaz busca rescatar a una figura central en nuestro debate de ideas que aún está presente como consecuencia de su enorme influencia. El libro sostiene que Ramón fue el pensador de mayor peso individual en el último medio siglo largo, el más importante de la tradición liberal al menos desde fines del siglo XIX y uno de los más reconocidos de nuestra historia a nivel internacional. Ciertamente cuando Ramón impulsó su plan de desarrollo desde la OPP y poco después cuando comenzó la campaña más extraordinaria de difusión de las ideas de la Libertad desde Búsqueda estaba muy solo. El clima de opinión apuntaba en la dirección contraria y el país afrontaba un largo estancamiento como consecuencia de las políticas dirigistas de las décadas anteriores que se negaba a abandonar. En este sentido es que su influencia personal fue gigantesca. Casi en solitario al comienzo -con el invalorable apoyo de Ramiro Rodríguez Villamil- y junto a los discípulos que fue haciendo en el camino, logró plantar en la cancha nuevamente a las ideas liberales en nuestro país, algo por lo que nunca le podremos agradecer lo suficiente. Por otra parte, fue un gran autor dentro de nuestra tradición liberal. Ningún tema le fue ajeno, como queda de manifiesto en el libro, abordando con igual rigurosidad asuntos tan diversos como el derecho, la economía, la filosofía política, la historia, la teología y muchos más. Todos los temas con una columna vertebral clara: intentar explicarle a los uruguayos por qué nos iba mal, que debíamos hacer para que nos fuera bien y cómo lograrlo. El avance de la libertad, a la uruguaya, vale decir, despacio y por las piedras, le debe mucho a la consecuencia y constancia de Ramón. Al analizar su actividad internacional, no cabe la menor duda, fue reconocido como ningún otro compatriota en las décadas recientes fuera de fronteras. ¿Qué otro uruguayo compartió paneles con Karl Popper -uno de los pensadores más importantes del siglo XX? ¿Quién más fue invitado en reiteración real a participar de seminarios e investigaciones por premios Nobel de economía? ¿Quién más interactuó como un igual con Friedrich Hayek, Milton Friedman. Douglass North o James Buchanan, entre otros? El rescate de sus conferencias en la Sociedad Mont Pelerin -que reúne a los principales intelectuales liberales del mundo, que llegó a presidir- da cuenta de por qué fue tan apreciado por las cumbres del pensamiento del siglo pasado. En síntesis, el libro no busca convencer al lector de las premisas planteadas con adjetivos y ditirambos, sino describiendo hechos, recorriendo su obra y analizándola integralmente. Es también -y creo que es lo que más le hubiera gustado a mi querido amigo y maestro- una nueva oportunidad de que su inteligencia, coraje y pasión por las ideas de la Libertad sean conocidos por las nuevas generaciones.