Sábado, 20 de Abril de 2024

Vita Brevis Est

ChileEl Mercurio, Chile 19 de marzo de 2023

Tras la muerte de la Estercita, tía Waverly no ha podido remontar del ánimo

Tras la muerte de la Estercita, tía Waverly no ha podido remontar del ánimo. Deambula triste por el departamento, cabizbaja y con la vista en cualquier parte. El perrito Braulio la sigue fiel, como en una eterna procesión. En verdad eso es lo que parecen ambos: unos penitentes cuaresmales en procesión. Sólo (con tilde) les faltan esos cucuruchos o capirotes cónicos del tipo sevillano para llevar en la cabeza.
Yo ya he comenzado mis clases de Lógica en la universidad. Tengo buenos alumnos y se ven entusiastas. Pero no he dejado de pensar en la muerte, no sé por qué. Y como Próspero en "La tempestad" de Shakespeare, "de cada tres pensamientos, uno será mi tumba" (5.1.312).
Y es que ya tengo edad para pensar en la muerte. Y no sólo (con tilde) para pensarla, sino para aquilatar sus efectos y ponderar sus eternas consecuencias. Llega uno a un estadio de la vida en que la muerte parece venir cabalgando a rienda suelta. Y ya me imagino en qué estarán la mente y el corazón de tía Waverly (Braulio probablemente no tenga conciencia de esto).
Y, no sé por qué tampoco, por estos días releo "El Quijote", por tercera vez en la vida. Estoy arrobado y embelesado con el lenguaje, con las posibilidades de la lengua castellano-española a las que Cervantes llegó. En la novela también se trata el tema de la muerte, y no pocas veces. Y, de hecho, termina con la muerte del propio Alonso Quijano, el Bueno, tan arrugado como una pasa, tan arrugado y flaco como mi querida tía que ahora está sufriendo tanto.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela