Viernes, 21 de Junio de 2024

Helena La Mala

MéxicoEl Universal, México 29 de marzo de 2023

Helena Danae EL GRÁFICO Qué buen aventón Hola, mis amores, ¡feliz miércoles a tod@s! Sé que muchos tal vez me vayan leyendo camino a su trabajo, así que hoy les tengo una anécdota para acompañar a quienes van a un día cargado de labores

Helena Danae



EL GRÁFICO







Qué buen aventón



Hola, mis amores, ¡feliz miércoles a tod@s! Sé que muchos tal vez me vayan leyendo camino a su trabajo, así que hoy les tengo una anécdota para acompañar a quienes van a un día cargado de labores.



Imagínanos juntos en el asiento trasero del coche de tu amigo, voy con falda pegada, tacones y blusa de botones. Mi blusa es medio transparente y se notan mis pezones.



Hace calor y tu amigo dice que el aire no funciona, así que comienzo a desabotonarme la blusa hasta debajo del bra, no puedes evitar mirar aunque sea de reojo, puedes ver también mi sonrisa coqueta.



Me quito los tacones y con mi pie comienzo a acariciar tu pierna. El tráfico es horrible, así que mínimo haremos 20 minutos para llegar al trabajo.



Con voz dulce te digo al oído: "imagínate lo que haríamos en estos 20 minutos para que pase más rápido el tiempo".



Te sonrojas, pero tu mano es traviesa, así que comienzas a acariciar mi pierna. Algo tranquilo para empezar, solo paseas tus dedos por mi chamorro que ya está en tu entrepierna.



Mis piernas abiertas te invitan a tocar más, a entrar debajo de mi falda, ¿cómo negarse a esa invitación?



Así que tus dedos van avanzando, subiendo hasta llegar a mis muslos, para darte cuenta de que no traigo calzones y que mi almendrita se está poniendo húmeda. Mi flujo ya está escurriendo por mis muslos y tus dedos se embarran un poco.



Con mi mano, empujo la tuya para que toques de una vez por todas mis labios y puedas acariciarlos, así comienzas a estimular mi clítoris y mis gemidos hacen que tu amigo se dé cuenta de nuestra travesura.



Él mueve el retrovisor y dice: "¡Si van a hacer algo, mínimo denme un buen show!"



Así que me empino frente a él, un poco torcida por los asientos, pero así dejo que él me toque también, mientras yo voy desabrochando tu pantalón para sacar tu miembro duro y dejo que mis labios hagan el resto.



Me lo meto tan profundo en la boca, que provoco una pequeña arcada, lo saco rápidamente y en eso abres tus ojos, para ver cómo tu amigo estuvo metiendo sus dedos en mi almendrita y me dejó lista para ti.



Me monto sobre tu miembro ya bien duro y comienzo a cogerte, me muevo tan rico que no puedes controlar los sonidos que salen de tu boca. Tras varios sentones no entiendes por qué estás tan a punto de venirte. Sonrió y te digo al oído: "¿Te gusta cómo aprieto?"



Entiendes que todo esté tiempo estuviste sintiendo la magia de mi almendrita, me quitas de arriba de ti y terminas en mi falda, la dejas escurriendo de tu líquido blanco. Llegamos al estacionamiento del trabajo y tu amigo pregunta si puede ser su turno.



¿Qué dicen? ¿Lo dejamos probar este manjar? Los leo en mis redes sociales y la próxima semana, podrán leerlo. Tal vez sea su turno o los dos puedan darme tan rico que me hagan gritar en el estacionamiento.



Les adoro infinitamente.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela