Sábado, 24 de Febrero de 2024

"No vamos a encontrar en la historia una oposición más ingrata, dura e injusta"

ChileEl Mercurio, Chile 12 de febrero de 2024

El exdiputado aborda su relación con el exmandatario cuando fue parte de su gabinete en el segundo período. Además, valora la autocrítica del Gobierno y analiza el futuro de la centroderecha.

"Sebastián Piñera marcó a toda una generación de políticos y seguirá haciéndolo, porque está más actual que nunca", es una de las reflexiones que el exministro Nicolás Monckeberg (50) hace sobre la importancia que tiene el fallecido expresidente al interior de Chile Vamos y la derecha chilena. Si bien su etapa más conocida fue cuando el abogado formó parte su gabinete en 2018, su relación viene de mucho antes.
-Usted ha comentado que conocía a Sebastián Piñera desde los 16 años.
-¿Cómo era su relación?He dedicado los últimos 25 años de mi vida a la política y al servicio público, en gran medida, por lo que observé, aprendí y compartí desde el primer momento con Sebastián Piñera. Yo tenía 16 años, estaba en el colegio cuando él sin conocerme y por referencias de un tío me llama para pedirme que lo ayude en su grupo de campaña a senador y, desde ese momento, en cada una de las etapas de mi carrera política como concejal, después como diputado, presidente de la Cámara, luego ministro y embajador, en cada momento estuvo muy presente.
-Esa relación cercana que relata ¿cómo se trasladó a cuando fue ministro del Trabajo?
-Me hizo sentir, desde el primer día, que funcionamos como una dupla, tuvimos una relación de mucha complicidad y confianza, que superaba las materias propias del ministerio. Hablábamos muy temprano, normalmente antes de las 7:30 de la mañana, me impresionaba su capacidad para anticiparse a distintas circunstancias. Llevaba la cuenta de nuevos empleos semana a semana, y si había una mínima caída nos pedía inmediatamente propuestas para reactivarlos.
-¿Qué le parecen las palabras del Presidente Boric acerca de que durante su gobierno las querellas y recriminaciones fueron más allá de lo justo y razonable?
-El primero que habría agradecido y valorado las palabras del Presidente Boric y las de sus ministros, estos días, habría sido el propio Sebastián Piñera. Porque una de sus principales virtudes humanas y políticas era su capacidad de dar vuelta la página, no guardar rencor y hacer que las cosas se corrijan para adelante. Efectivamente, los cuatro años del último gobierno fueron muy duros por parte de la oposición. No solo porque no colaboraron en materia legislativa, sino que porque, además, se hizo toda una campaña de desprestigio y de descalificaciones, en base a hechos falsos, que realmente no se había visto nunca en Chile en el pasado; no vamos a encontrar en la historia una oposición más ingrata, dura e injusta que la que tuvo en el segundo período el Presidente Piñera.
El futuro de Chile Vamos
-¿Cuál es la importancia de la figura de Sebastián Piñera para la centroderecha en Chile?
Él tuvo la oportunidad que pocos líderes tienen de poder mostrar en su paso por la vida política una alternativa que rompió paradigmas en su sector. Sebastián, cuando ingresó a la política, enfrentaba a un país polarizado y pudo mostrar un liderazgo que rompió paradigmas que dividían el país entre extremos, entre Pinochet y Allende. Y lo hizo sin renegar de aquello que eran sus convicciones más profundas, el respeto a los derechos humanos, la democracia y la economía libre abierta al mundo. Hoy cuando el país vive nuevamente momentos de polarización, su mensaje, su legado, es más importante que nunca. Cuando la corriente arrastraba al conflicto, su moderación fue señal de fuerza, no de tibieza.
-¿Hay algún nombre que pueda seguir el camino de Piñera y llevar a la deerecha a La Moneda?
-No creo que la permanencia de este legado esté condicionada a un nombre en particular. Definitivamente, lo que dejó Sebastián tiene mucho más que ver con una forma de hacer política, de ejercer el liderazgo y una defensa de las ideas de la libertad que tienen que poner en el centro el respeto de la dignidad de las personas, la capacidad de trabajar. Por eso, debemos enfrentar lo que venga unidos como coalición, sin individualizarlo.
-¿Esta coalición más amplia tiene que apuntar hacia republicanos o más para el centro, con Amarillos y Demócratas?
-Ambos, creo que si hay algo que realmente necesita Chile es que seamos capaces de ampliar nuestros puntos en común, de tener alianzas políticas que permanezcan en el tiempo, que busquemos aquello que nos une, particularmente en lo que se refiere a la defensa de las ideas de la libertad, tanto con el Partido Republicano como movimientos de centro humanistas cristianos, como son Amarillos y Demócratas.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela