Miércoles, 29 de Mayo de 2024

Muere Alice Munro, maestra del cuento

ChileEl Mercurio, Chile 15 de mayo de 2024

Autora exclusivamente de relatos, la admirada escritora canadiense que ganó el Premio Nobel de Literatura en 2013 falleció el lunes, a los 92 años.

"Leer fue mi vida hasta los 30 años. Viví entre libros", contaba Alice Munro, recordando la trayectoria que siguió antes de pensar siquiera en publicar un libro. Siendo adolescente tenía que llevar la casa mientras su padre trabajaba y su madre enfrentaba un prematuro párkinson. En las noches, leía en la cocina novelas como "En busca del tiempo perdido", de Marcel Proust. Después de casarse, ocupaba las horas en que sus tres hijos dormían para escribir cuentos. Solo a los 37 años publicó su primer título, "Danza de las sombras felices". "Vidas aburridas, simples, asombrosas e insondables", de eso trataban sus relatos, según ella misma dijo hacia 2011, cuando parecía inminente lo que pasaría dos años después: en 2013 obtuvo el Premio Nobel de Literatura.
"Una maestra del cuento contemporáneo", así la definió la Academia Sueca al entregarle el Nobel, haciéndose eco de una fama ya extendida y que la había situado como un referente indiscutido de la literatura canadiense y también anglosajona. Autora de quince libros de cuentos, entre los que se cuentan títulos como "La vida de las mujeres", "Las lunas de Júpiter", "Demasiada felicidad" o "Mi vida querida", Munro anunció su retiro de la ficción en 2012. Ayer la prensa canadiense informó de su fallecimiento el lunes, a los 92 años. Vivía en un asilo en Ontario, no muy lejos de donde nació, y padecía demencia desde hace alrededor de una década.
Nacida en 1931, en Wingham, Ontario, Alice Ann Laidlaw adoptó el apellido de su primer esposo, con quien tuvo una librería en Vancouver. Solo después de separarse y casarse por segunda vez, en 1976, se dedicó completamente a la literatura. "Creo que cualquier vida puede ser interesante. Cualquier entorno puede ser interesante", dijo en una entrevista en 2013, cuando ya había probado su idea: protagonizados en su mayoría por mujeres, sus relatos son capaces de iluminar la experiencia cotidiana universal a través de historias hechas de sutilezas ambientadas casi exclusivamente en Canadá.
Admirada por Jonathan Franzen, John Updike, Julian Barnes y Cynthia Ozick, entre otros, según la escritora canadiense Margaret Atwood, Munro fue una pionera para las mujeres y para los canadienses. "En las décadas de 1950 y 1960, cuando Munro comenzó, existía la sensación de que no solo las escritoras, sino también los canadienses, eran considerados infractores y transgresores. El camino hacia el Nobel no fue fácil para Munro: las probabilidades de que alguna vez surgiera una estrella literaria de su época y lugar habían sido nulas", escribió la autora de "El cuento de la criada" en 2013.
Ganadora de la mayoría de los premios literarios anglosajones relevantes, Munro también conquistó al público y sus libros vendieron más de un millón de ejemplares solo en Norteamérica. Defensora de la tensión que genera el cuento por sobre la novela, tuvo altas aspiraciones: "Quiero que mis historias recompensen a los lectores, y eso no quiere decir que tenga que haber un final feliz ni mucho menos, sino que todo en el relato mueva al lector de tal manera que sienta que es diferente cuando termine de leerlo", aseguró.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela