Viernes, 21 de Junio de 2024

Helena La Mala

MéxicoEl Universal, México 29 de mayo de 2024

Helena Danae EL GRÁFICO Hablemos de sentones Mis amores, ¡excelente miércoles a tod@s! Deseándoles que este cierre de mes, les ayude a dejar atrás lo malo que hayan vivido y puedan aprovechar para iniciar un nuevo mes con la mejor actitud

Helena Danae



EL GRÁFICO







Hablemos de sentones



Mis amores, ¡excelente miércoles a tod@s! Deseándoles que este cierre de mes, les ayude a dejar atrás lo malo que hayan vivido y puedan aprovechar para iniciar un nuevo mes con la mejor actitud.



En mi ciudad, el calor es infernal, cada día aumenta más la temperatura y no da tregua. Aunque ustedes no lo crean, eso afecta en todo y como aquí venimos a hablar de sexo, veamos de qué forma el calor puede complicar el acto.



Los hombres tienden a sudar un poco más que las mujeres. ¿Cuántas veces no nos hemos visto en una escena que parece de película de terror?



La mujer acostada en la cama y el hombre arriba dándolo todo, incluyendo su hidratación. Mientras hace ese vaivén, nosotras podemos ver esas gotas de sudor que están a punto de caer en nuestra cara.



Muchas veces dejamos de concentrarnos en el acto, por tratar de adivinar dónde caerá esa gota de sudor y cómo podremos esquivarla.



No, no tiene nada de malo el sudor, algunas veces hace que las cosas sean más sexis, pero ¿alguna vez les ha caído una gota de sudor en el ojo? ¡Arde y duele! Por eso es que evitamos el sudor en la cara.



Pero les traigo una solución para estos días de calor, sin contar la vieja confiable de bañarse juntos (aunque hay que tratar de no desperdiciar tanta agua): ¡la posición de vaquerita es perfecta!



Si tú como mujer también sudas mucho, puedes montarlo dándole la espalda, así las gotas malvadas de sudor podrían caer en la cama o en sus piernas, dejando a salvo sus ojos.



Además, imagina la vista que él tendrá al verte montando de esta manera. Las nalgas rebotan y la espalda luce divina. Así también puedes estimular el clítoris con tus propias manos o si el hombre se pone con su espalda erguida, puede ayudar a masturbarlo, se tiene acceso a los "kiwis" que también puedes acariciar.



Aquí es un ganar-ganar para ambos, además quien monta decide la velocidad y la profundidad.



Los cuerpos no están por completo uno arriba del otro, así que el calor será menor, esta posición sólo exige un poco de fuerza en las piernas, pero a cambio de todos los beneficios que tiene en esta época de calor, yo sí pago ese precio.



Espero con ansias leernos la próxima semana, mis amores.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela