Sábado, 20 de Julio de 2024

Vean lo que hacen en Cali

ColombiaEl Tiempo, Colombia 20 de junio de 2024


Jorge Restrepo
Sin seguridad en el Cauca y en el Valle no puede haber seguridad consolidada


Jorge Restrepo
Sin seguridad en el Cauca y en el Valle no puede haber seguridad consolidada. Un Cali inseguro, en particular, hace una Colombia insegura. Las nuevas amenazas en el suroccidente -diferentes a las originadas en el conflicto con las hoy extintas Farc- tienen en mayor riesgo a la población y la actividad económica en la región. Los grupos de crimen organizado, ligados a la producción y tráfico de narcóticos, el lavado de activos, la explotación ilegal de oro y la extorsión continuada, encontraron un terreno propicio en el sur occidente para expandirse. Desertores rearmados del Acuerdo de Paz y otros grupos oportunistas se establecieron allí y pronto entraron en disputas violentas. La principal falla está en que ni la política de seguridad ni la política criminal de nivel nacional han desplegado instrumentos y capacidades suficientes para desmantelar esos grupos, que avanzan hacia Cali, por el Norte con Tuluá como epicentro y desde el sur con Jamundí como foco. Por esta situación ya hemos pasado. Lo usual es reclamar al Gobierno Nacional que resuelva el problema. Los alcaldes, muchas veces bajo la amenaza directa de la violencia, se quedan en eso. Ante esta crisis lo que ha hecho Cali da razones para el optimismo. Su plan de seguridad es complementario a las acciones del Gobierno Nacional y de la justicia. Esto se traduce en meterle plata -capacidades- a la judicialización de grupos criminales para interrumpir la actividad de los más violentos, así como programas y acciones específicas de lucha contra el crimen organizado y vigilancia y protección en puntos vulnerables: las ciudades sí tienen un papel en la prevención del terrorismo y en las acciones judiciales contra grupos violentos en conflicto, y pueden contribuir con sistemas de información y tecnología, no sólo con gasolina y uniformes. Segundo, dedica recursos a la prevención de la violencia con énfasis en acceso a la justicia, para proteger a los más vulnerables, jóvenes, niñas, mujeres y líderes de las comunidades étnicas. Tercero, integra los municipios de la región a su plan, en particular a partir de compartir recursos, articular la gestión y los planes de seguridad y convivencia. Cuarto, integra los esfuerzos de inclusión de las empresas y la comunidad (un ejemplo es Compromiso Valle, que ya mencioné en otra columna), a las acciones de prevención de la violencia, reconciliación y desarrollo. Ha servido: Cali ha sido la ciudad en la que el homicidio más ha caído y ha contribuído, desde enero, con 44% de su reducción en el país. El secuestro ha caído 70% y el hurto a personas (16%), tal vez como efecto de que 24 organizaciones de crimen violento de la ciudad han sido objeto de acciones judiciales y 18 jefes de la principal organización que usa el terrorismo en el Cauca y hasta Jamundí, han sido capturados. La percepción de fracaso en seguridad sí tiene una respuesta efectiva: vean lo que hacen en Cali.
Profesor de economía, Universidad Javeriana. X: @jorgearestrepo
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela