Martes, 18 de Diciembre de 2018

¿Saber programar será tan importante como aprender inglés?

ColombiaEl Tiempo, Colombia 18 de diciembre de 2018


"Cualquier persona puede aprender a crear código porque hay una infinita cantidad de lenguajes que hacen que la aproxi- mación a la práctica sea más sencilla "


"Cualquier persona puede aprender a crear código porque hay una infinita cantidad de lenguajes que hacen que la aproxi- mación a la práctica sea más sencilla ".
Diana Solano INGENIERA DE SISTEMAS
MARÍA PAULINA ARANGO - TECNOLOGÍA @Mariapaulinaar
Emprendedores de start-ups, desarrolladores y ‘hacktivistas’ sugieren que en un futuro cercano, la programación se convertirá en una necesidad digital tan cotidiana como es hoy saber enviar un correo electrónico. Desde la llegada de los computadores, los desarrollos tecnológicos se han fundamentado en la programación. Con los avances técnicos se desconoce cuál será el futuro de esta disciplina. Si bien para algunos aprender a crear código es sinónimo del futuro o de éxito laboral, para otros se trata de un conocimiento que podría ser, eventualmente, reemplazado por máquinas más inteligentes. Para Santiago Liñán, miembro de Design Lab, un grupo de investigación sobre desarrollo de aplicaciones de la Universidad de los Andes, cuando se sabe programar, se aprende a transformar ideas en códigos susceptibles de ser interpretados por un computador, lo que en sus palabras define como "una forma de comunicarse que nos permite entender el mundo, el que actualmente funciona con tecnología". En principio, existen diversos lenguajes de programación que comparten una lógica matemática. Algunos hacen posible que un computador envíe comandos de movimientos físicos, como sería el desplazamiento de un robot dentro de una pista de carreras, y otros se dedican a funciones lógicas, como la solución de ecuaciones. Julián Arbeláez, desarrollador de videojuegos, señala que una de las razones principales por las que alguien debería aprender el lenguaje de la computación en su vida es permitirse aplicar esos mismos procesos de lógica en la cotidianidad. Según Arbeláez, al comenzar a programar, las personas empiezan a pensar diferente y a analizar las situaciones desde otras perspectivas: "Al programar, hay que tener en cuenta muchos factores, ya que a veces cuando un código no funciona es porque se pasó por alto un simple detalle, y eso es algo que también pasa en la vida". En esto coincide otro integrante del equipo del Design Lab, Camilo Escobar, quien plantea que la programación enseña lógica básica y, por ende, proporciona herramientas para la toma de decisiones. Por su parte, Freddy Vega, CEO de Platzi, plataforma colombiana de cursos virtuales, opina que dado el panorama de una fuerte tendencia a la automatización, ello implica que se requieren más programadores. "Aunque la más grande demanda en la historia la tiene la carrera de programación, no por ello todo el mundo deba ser un profesional en ella, pero sí creo que todos deben saber hacerlo", expone Vega. Según cifras de la Federación Colombiana de la Industria de Software y Tecnologías de la Información (Fedesoft), en el país existe un déficit de profesionales en programación, que para el 2019 se calcula en 70.000. Además, según Vega, la forma como la academia tradicional enseña a programar hace que las personas le tengan miedo. De hecho, existe la creencia de que la programación es un asunto de ingenieros, o exclusiva de personas con afinidad por las matemáticas. Frente a esto, Diana Solano, ingeniera de sistemas, argumenta la disponibilidad de herramientas para aprender a programar: "Cualquier persona puede aprender a crear código porque hay una infinita cantidad de lenguajes que hacen que la aproximación a la práctica sea más sencilla". Por ejemplo, cuenta la joven, hay herramientas que enseñan a programar a partir de arrastrar cajas y crear diagramas con acciones. Algunas experiencias como Scratch, creada por el MIT, o Barbie You Can Be Anything, creada por Mattel y la plataforma educativa Tynker, logran acercar estas a los niños. En este orden de ideas, el matemático Jorge Alberto Olarte considera que "uno puede vivir perfectamente sin haber hecho jamás un hello world (tradicional saludo entre los desarrolladores), pero sí es bueno saber programar para conocer mejor cómo opera el mundo". Olarte sostiene que la industria de TI está en un momento de gran crecimiento y que los datos representan una gran oportunidad. "Hoy en día, lo más valioso es el big data y las personas que lo saben utilizar", afirma; gigantes de la tecnología como Google intentan reclutar a los mejores programadores del mundo, aun poco convencionalmente. Ese fue el caso de Max Rosett, un estudiante de informática que en 2015 logró llamar la atención de la compañía al escribir "python lambda function list comprehension" en el buscador de Google, y en pantalla apareció: "Hablas nuestro lenguaje, ¿preparado para un reto?" El joven llegó a Foo.Bar, la táctica de reclutamiento de programadores empleada por Google, a la que solo se accede con invitación. Tras resolver una serie de desafíos, la compañía le hizo una propuesta laboral. Recientes avances permiten a ciertos sistemas escribir código en menos tiempo. Un usuario sólo tiene que decir lo que desea y el sistema le muestra código en Java que le ayuda a realizar esa tarea. Algunos creen que aprender a programar será innecesario algún día pero, como diría Vega, "la única forma de sobrevivir en un mundo automatizado es no parar de aprender".