Domingo, 20 de Enero de 2019

Laëtitia Eïdo: "No quiero solo entretener a la audiencia, quiero hacerla pensar"

ChileEl Mercurio, Chile 20 de enero de 2019

La actriz de la exitosa serie de Netflix "Fauda" viene a Chile para participar en el festival de cine israelí Seret, que comienza mañana en la capital.

La actriz Laëtitia Eïdo cuenta que cuando era más joven, un director de cine le planteó que era afortunada. "Me dijo que mi cara era de una etnicidad ambigua, que me permitiría interpretar a una española, una italiana, una india. Era difícil imaginarlo y ahora incluso estoy yendo a audiciones para personajes rusos", dice a "El Mercurio".
Eïdo es en realidad francesa-libanesa, pero saltó a la fama mundial hace tres años interpretando a una palestina en la exitosa serie israelí "Fauda", que ya tiene dos temporadas en Netflix y prepara una tercera. Es su conexión con esa ficción, que ha sido un fenómeno en todo el mundo, lo que la trae como invitada especial al Seret, el Festival Internacional de Cine y TV Israelí, que se realizará por tercera vez en Santiago desde mañana y hasta el 12 de diciembre en la Cineteca y Cinemark del Alto Las Condes.
Es la primera visita de la actriz a Chile. "Para mí, el suyo es un país lleno de mitología y belleza, por lo que he visto en las fotos, así que estoy emocionada de poder ir y conocer la cultura, y también para recordar mi español, porque lo he olvidado todo y solía hablarlo muy bien", asegura.
Eïdo ha participado en películas israelíes, incluyendo la comedia dramática "Holy Air", que se emitirá este viernes a las 19:30 en Cinemark. ¿Qué cree que hace a la industria audiovisual de ese país resaltar por sobre otras? "En países donde hay conflictos geopolíticos, pienso que la gente convierte las situaciones difíciles y tristes que experimentan cada día, la tensión, en buen arte para poder vivir con ello", teoriza.
En "Fauda", la actriz interpreta a Shirin Al Abed, una doctora que inicia un romance con el protagonista, Doron (Leo Raz), sin saber que es un agente especial del ejército israelí que se ha infiltrado en Palestina para atrapar a un terrorista al que creía muerto. La serie, creada por el propio Raz y el periodista Avi Issacharoff, ha atraído a una masiva audiencia tanto en Israel como en los países árabes, y aunque no ha estado exenta de controversia, también ha sido alabada por mostrar una versión más equilibrada del conflicto árabe-israelí de lo que se ve habitualmente. "La fortaleza de este show es que, sin importar de qué bando sea el personaje, tiene un lado bueno y uno malo", opina.
Laëtitia Eïdo sostiene que ha intentado seguir un código ético en su carrera: "No quiero solo entretener a la audiencia, también quiero traerle algo que la haga pensar y la haga más consciente de las situaciones". Esa es una de las razones que la motivaron a aceptar el rol. "Lo que me convenció fue cuando Leo me dijo que lo que él quería reflejar era que no importa de qué lado estás en la guerra, si participas en ella, lo pierdes todo. Esto me interesó porque mi familia es de El Líbano y han experimentado la guerra por muchos años", explica.
Según agrega, si bien la serie no puede ser una copia de la realidad, la recepción del público muestra que se ha logrado ese objetivo. "Creo que es tan exitosa porque te puedes sentir cercano a cualquier personaje. Los mensajes más conmovedores que me han llegado son de agradecimiento, de gente que no se atrevía a ver al supuesto enemigo como un ser humano igual y que ahora siente que su corazón está más abierto para entender al vecino", expresa.
Eïdo destaca que pese a que a primera vista "Fauda" parece una ficción masculina, los roles femeninos son muy relevantes. "Mi personaje al principio se suponía que sería una vendedora de comestibles en la calle, no tenía un título. Fue una mujer guionista de la serie quien luchó para que mi personaje tuviera estudios, y al final Shirin es la jefa de un hospital. Es importante para la imagen de las mujeres en el Medio Oriente, y en todo el mundo", comenta.