Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Ya es parte de la historia

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 18 de noviembre de 2019

Basta dar una vuelta por el área de Santurce para descubrir su grandeza

Basta dar una vuelta por el área de Santurce para descubrir su grandeza. En las paredes de varias estructuras se encuentran sus obras de cuidadosos detalles que invitan a la imaginación y la reflexión.
El artista puertorriqueño Alexis Díaz lleva más de una década creando nuevos paisajes en esa gran galería al aire libre que es la calle. Actualmente es uno de nuestros más reconocidos muralistas, impregnando su arte en paredes de Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Es impresionante verlo en acción, con pincel en mano, haciendo gigantescas obras en las que las que lo animal y lo humano se miran de frente.
Graduado de la Escuela Central de Artes Visuales, en Santurce, y de la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico, Díaz empezó a pintar en las calles hace una década, cuando decidió abandonar su faceta de empresario como diseñador y creador de la línea de ropa "Taste", para dedicarse a algo que lo llenara. "Llegó un momento en que sentía que no podía ser genuino conmigo mismo y decidí cerrar la línea y me puse a hacer murales", relató el artista de 36 años, quien también llegó a trabajar como director de vídeos musicales de artistas de reguetón.
Hoy, al repasar sus inicios y ver el camino andado, Díaz no esconde la emoción. Uno de sus más grandes logros llegó hace varios meses cuando el Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR) lo invitó a formar parte de su nueva exhibición permanente, "Puerto Rico Plural". El artista estuvo varios meses estudiando esta robusta muestra que incluye piezas de nuestros pintores del siglo 18 hasta los más contemporáneos, y que sirvió de inspiración para su obra, "Quien olvida su historia está condenado a repetirla", que se destaca en la fachada de la institución.
"Para mí este es el honor más grande que he recibido en toda mi vida. Mi meta nunca fue generar dinero del arte, sino ser parte de la historia. Desde que cogí mi pincel era poder formar parte de la historia del país. Incluso, cuando hice el segundo o tercer mural (en mi vida), lo hice al lado del museo porque quería estar cerca de esa institución. Diez años después de eso, ver la fachada del museo con una pieza mía, pues es el logro más grande que pueda tener un artista", reveló en una entrevista telefónica reciente desde Sacramento, California, donde participó del evento Wide Open Walls.
Díaz relató que llegó a realizar cuatro bocetos para esta impresionante pieza que pintó y borró en dos ocasiones y que le tomó tres meses en completar con ayuda de su asistente, Ángel López. "Estaba medio bloqueado cuando empecé a pintar y en el proceso me di cuenta de que eso no era lo que quería hasta que un día dije, ‘lo tengo’, y por ahí seguí añadiendo poco a poco los elementos", explicó.
En el mural se destaca la figura de un jíbaro con un quinqué cuya luz es un corazón porque, como dice Díaz, "ese es el que nos guía". También se aprecia una mujer taína con una espada atravesada en su pecho, donde florece una mata de café, así como un cordero con un cuerno de unicornio, una cotorra de cuatro ojos y un águila de dos cabezas con cuerpo de serpiente, entre otros elementos surrealistas que nos hacen reflexionar sobre nuestra historia colonial y que hablan sobre un pasado/presente que sigue latiendo.
El artista confesó que sintió una gran responsabilidad al llevar a cabo este trabajo, pues es la primera vez que un museo en el país decide realizar un mural en su fachada, pero también porque estaba compartiendo espacio con los grandes artistas nacionales. "Ahí están los maestros", expresó sobre el orgullo que representa formar parte de esta nueva muestra. "Definitivamente por eso esta creo que ha sido la obra más completa en mi carrera y el honor más grande que he tenido", agregó.
Díaz aclaró que, aunque algunos de sus murales se encuentran en otras instituciones en el país, como en el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico (MAC), nada compara con esta experiencia que está seguro abrirá las puertas a otros muralistas contemporáneos. "Siempre le digo a los muchachos que el que abre una puerta nos abre la puerta a todos. Creo que esto es una gran oportunidad para que vean que es posible estar en estos espacios. Es increíble pensar que lo que antes se veía como vandalismo ahora es algo que el pueblo acepta y protege", dijo haciendo referencias a los inicios del muralismo urbano que a principios de la década fue rechazada por el gobierno y que hoy es bien recibido por diferentes sectores.
El mural de Alexis Díaz se destacará en la fachada del museo por los seis años que dure la exhibición, luego de esa fecha, desconoce qué pasará, pues reconoce que el arte que realiza "tiene fecha de caducidad".
De la pared a la lata
Cuando comenzó a dibujar en la calle, Alexis Díaz jamás imaginó que su arte pasaría de las paredes y los muros a las latas de la cerveza Medalla Light. Y es que el artista fue seleccionado por la cervecera para llevar a cabo una edición especial de la marca con motivo de su 40 aniversario. Díaz explicó que este trabajo fue especial porque Medalla fue la primera marca que creyó en su talento, cuando todavía formaba parte del colectivo artístico La Pandilla.
"Teníamos la necesidad de pintar fuera del país, le hicimos una propuesta y ellos nos apoyaron a lograr esa meta. Después de eso cambió la historia por completo. Fue como una explosión", comentó refiriéndose a la primera vez que se presentó en Miami, donde reside hace tres años.
El artista realizó para esta ocasión especial cuatro diseños en los que destaca algunos íconos tradicionales de Puerto Rico y que representan el campo, la playa y la gente. "Esto es una marca que nos representa como puertorriqueños y tener la oportunidad de colaborar con ellos fue perfecto. Llegar a tanta gente con mi arte fue otro sueño hecho realidad. Llegarle a la masa y llegarle cien veces más al público, es un súper honor", manifestó.
Alexis Díaz recalcó que todos los trabajos y colaboraciones que hace con marcas es porque las consume o cree en ellas, si no lo representa, sencillamente no acepta la oferta. "Ha pasado varias veces que marcas que no me representan me hacen propuestas y las rechazo porque siento que no puedo ser genuino conmigo mismo", dijo.
El artista indicó que el día antes de la propuesta de la cervecera se sentó a llorar porque sumado a lo del Museo de Arte de Puerto Rico, no podía creer lo que estaba viviendo. "Para la carrera de un artista plástico esto es algo bien difícil que ocurra. Todavía me veo pintando en la calle en Santurce sin un centavo y diez años después estoy aquí, por eso no me lo creo. Uno sigue trabajando y no es hasta ahora que he pensado en todo lo que me ha pasado", sostuvo con gratitud.
Lo próximo para Alexis Díaz también parece prometedor. La firma deportiva Adidas le hizo recientemente una propuesta para que interviniera diversos tenis en ocasión de la Parada Puertorriqueña de Nueva York. Luego del éxito del evento, la marca lo invitó para una edición con el tema de la isla, que saldrán al mercado en octubre y se venderán en Puerto Rico.
Ámsterdam-Londres-Brasil
También tiene en agenda otra colaboración con una compañía de Ámsterdam y comenzar a preparar una exhibición que presentará en Londres el año que viene. Mientras tanto, planifica viajar a Brasil para restaurar un mural que fue borrado por el gobierno, pero que volverá a intervenir luego de los reclamos de los ciudadanos. "La realidad es que me despido de las obras cuando firmo el mural. Hay algunas que las vuelvo a ver por Instagram, pero el 90% de ellas cuando las firmo y me monto en el avión no las vuelvo a ver más nunca porque ya dejan de ser mías para ser de la gente", concluyó.