Domingo, 13 de Octubre de 2019

Gremios estiman que ampliar la ley agraria hasta el 2031 es insuficiente

PerúEl Comercio, Perú 13 de octubre de 2019

Nuevo marco no debería durar menos de 20 años en el sector forestal, según ADEX.

Por manuela zurita



El Congreso de la República aprobó este jueves la ampliación de la Ley de Promoción Agraria hasta el 31 de diciembre del 2031. Además de la agroindustria, los beneficios tributarios y laborales que propone el marco jurídico alcanzarán a dos actividades económicas a las que el gobierno mira como futuros motores del crecimiento: las industrias forestal y acuícola.





Así, ambos sectores gozarán de los beneficios (como un Impuesto a la Renta de 15% en lugar de 30%) y parámetros establecidos por el régimen agrario (remuneración mínima diaria de S/39,19, compensación por tiempo de servicio y gratificaciones incluidas en el jornal y el aporte de Essalud de 6%).





El presidente de la Asociación de Exportadores (ÁDEX), Erik Fisher, destacó la decisión legislativa, que interpreta asimismo como ?una señal de que el gobierno está entendiendo el modelo de negocio y la oportunidad que tiene el Perú y no ha desarrollado?. Aún así, observó que el nuevo marco conlleva una limitante para garantizar inversiones de largo plazo, como en el caso de las plantaciones forestales.En ese sentido, Fischer estimó que un régimen laboral y tributario para el sector forestal no debería durar menos de 20 años, considerando el tiempo de maduración de las plantaciones y el período de retorno de la inversión. Para Drago Bozovich, gerente general de Bozovich, el plazo debería partir en 30 años. ?Pensando en proyectos nuevos, en particular, en plantaciones, [?] pienso que el plazo es insuficiente?, aseveró.





?Acuicultura?





Jorge Vigil, jefe de la Oficina de Extracción y Procesamiento de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP), opinó que los incentivos del régimen no están alineados con la Ley General de Acuicultura. ?Son dos cosas que no hablan el mismo idioma?, dice.





A su juicio, la ley está enfocada en la promoción de la micro, pequeña y mediana acuicultura, y no explota el potencial de la actividad para generar grandes empresas que hagan sostenibles los negocios de acuicultura o generen empleo.