Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Una grilla para que cada uno empiece a tunear su propio festival

ArgentinaLa Nación, Argentina 21 de noviembre de 2019

Cada vez que se anuncia el line-up del Lollapalooza aparece un signo de interrogación en la frente de muchos: ¿y este quién es

Cada vez que se anuncia el line-up del Lollapalooza aparece un signo de interrogación en la frente de muchos: ¿y este quién es...? Ocurre que entre las expectativas del público adulto, que generalmente provee el dinero para las entradas, y el perfil real del Lolla caben un montón de artistas fuera de su radar y que los más jóvenes conocen y siguen con fascinación. El año pasado sucedió con Kendrick Lamar y Paulo Londra, por mencionar solo a dos. Ambos llenaron sus respectivos shows con chicos enfervorizados ante la mirada incrédula de los padres. Esta vez, la grilla presenta entre los headliners nombres más conocidos como Guns N' Roses, The Strokes (por segunda vez) y Gwen Stefani (¿se acuerdan de No Doubt?). Además en el segmento medio del consumo actualizado de música aparecen Lana Del Rey (como hace dos años), Vampire Weekend, Cage The Elefant y Martín Garrix (electrónica). La entronización global del hip-hop como el género más escuchado empuja a artistas con nombre propio (no bandas) que el público más joven devora con pasión y que los más grandes ni registran. Entre esas estrellas surgen esta vez Travis Scott y James Blake como los más convocantes. Lo interesante del Lolla, hoy el festival de música (y estilo) más importante de la Argentina, es que los organizadores deben cubrir con shows tres días completos. Entonces las sorpresas aparecen en la "letra chica" del line up. En 2020 hay para todos los gustos: desde Idles (rock furioso de unos ingleses furiosos) hasta The Lumineers (un indie folk al estilo Tame Impala); desde el pop liviano de Rex Orange County hasta el electro adolescente de Alan Walker. Entre el hip-hop surgen Charly XCX y Brockhampton y muchos otros latinos. Ocurre algo singular por estas tierras: el público escucha a muchos artistas locales (no ocurre lo mismo en otros países) y son tan convocantes como los extranjeros. La presencia de Duki, Louta, Bizarrap, por un lado, y El Mato a un Policía Motorizado, Airbag y hasta de Litto Nebbia conforman un panorama local interesante en comparación con la edición anterior. Al parecer, si la coyuntura dolarizada no favorece, en la Argentina sobran alternativas para mantener a flote un festival de alta calidad.