Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Un replay con más picante

UruguayEl Pais, Uruguay 14 de diciembre de 2019


Al igual que esa vez, a lo largo del debate, Martínez fue emparejando la "pelea", aunque el remate volvió a mostrar a un Lacalle Pou más sólido, con mejor presencia, y llevándose el encuentro, por puntos, pero de manera cómoda


Al igual que esa vez, a lo largo del debate, Martínez fue emparejando la "pelea", aunque el remate volvió a mostrar a un Lacalle Pou más sólido, con mejor presencia, y llevándose el encuentro, por puntos, pero de manera cómoda. > > Pero anoche hubo algunas diferencias notables. Y no hablamos de los nuevos lentes de Daniel Martínez, sino de un tono bastante más agresivo de parte de ambos candidatos, durante todo el evento. Incluso con momentos al filo de lo educado, como cuando Martínez dijo de manera un tanto desubicada que el "dedito" de Lacalle le hacía temer que le fuera a pegar. El candidato blanco también pareció perder la prestancia en el momento en que Martínez le hizo referencia a los escándalos del gobierno de su padre. Mejor parado salió Lacalle cuando Martínez sacó a relucir una denuncia contra el senador Álvaro Delgado por disponer de un campo de colonización, cosa que Lacalle desmintió, y Martínez debió decir que lo había leído en la prensa.> > Lacalle Pou tuvo dos momentos fuertes: uno cuando habló de los impuestos, y de cómo el Frente Amplio los había subido sin parar durante estos 15 años, sin que por ello se lograra equilibrar nunca las cuentas públicas. Otro, cuando tocó el tema de los asesores que "salen por las ventanas" de los ministerios, y de la legión de cargos de adscriptos y asesores que pululan en las oficinas públicas y que se usan para acomodar a "compañeros" de la causa.> > Martínez no tuvo momentos tan luminosos. Intentó, sí, machacar con dos cosas; que tendría una historia laboral más diversificada y ejecutiva que Lacalle Pou. Aunque su apelación a que vendía ajos para pagarse el liceo Seminario parece tan creíble como cuando Mujica dijo que se compró la chacra de Rincón del Cerro vendiendo sandwiches en la facultad de Arquitectura. Y, curiosamente, cuando se refirió al tema seguridad, y logró defender bastante bien una postura equilibrada para no criticar lo hecho hasta ahora por su partido, pero asumir que había que cambiar algunas políticas.> > Aunque el comentario de Lacalle Pou sobre que "Morabito se fue caminando de la Cárcel Central", haya quedado como uno de los puntos más recordables del debate.> > Pasando raya, se pudo ver a un Daniel Martínez más articulado, agresivo, y hasta efectivo en algunos puntos, aunque repitiendo incomodidades para argumentar con solvencia. Y hasta para adaptarse al formato más dialogado que buscaba tener el debate, algo que nunca pareció entender del todo. Lacalle firme, sólido, sin perder casi nunca la calma, ni pasando la peligrosa frontera de la "sobrada". El problema es que Martínez necesitaba una victoria contundente que pudiera cambiar la narrativa a una semana de las elecciones. Si bien no se fue apabullado, estuvo lejos de lograr un golpe de efecto que pudiera cambiar el rumbo de una campaña que parece estar ya bastante definida.