Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Turismo en crisis

ChileEl Mercurio, Chile 14 de diciembre de 2019

Especialmente duro es el momento que vive el sector turismo a raíz de los hechos ocurridos en Chile a partir del 18 de octubre

Especialmente duro es el momento que vive el sector turismo a raíz de los hechos ocurridos en Chile a partir del 18 de octubre. La cancelación de importantes eventos (COP25, APEC) y de un sinnúmero de congresos, competencias deportivas y seminarios académicos ha impactado fuertemente la llegada de extranjeros. A ello se ha sumado la deserción de la mayor parte del flujo de turistas individuales que tenía planificado viajar a Chile en esta época, todo lo cual marca un presente muy complejo para esta industria.
Hoteles que operan, pero que sin embargo reciben pocos pasajeros; restaurantes abiertos con muy pocos comensales que atender; agencias de viajes que han reducido fuertemente la venta de pasajes, y operadores que ofrecen programas, pero donde muy pocos contratan el servicio, forman parte de la realidad de estas últimas semanas. En términos numéricos, se estima que el 50% de las reservas en alojamientos y otros servicios turísticos han sido suspendidas el último mes.
De acuerdo con la información que la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur) ha catastrado, noviembre cerró con apenas un 30% de ocupación hotelera, situación que en condiciones normales suele promediar un 80%. Y la proyección más optimista señala que diciembre no será mejor. Desde la Subsecretaría de Turismo indican que la estimación para fin de año respecto de la ocupación de los servicios de alojamiento es de 34,4%, cuando en condiciones normales superaría el 67%.
A este negro panorama en lo referido al flujo de turistas se suma la gran cantidad de hoteles, restaurantes y tiendas que han sido vandalizados. Los casos del Hotel Principado de Asturias, en Santiago, y Costa Real, en La Serena, han sido los que más conmoción pública han causado, pero existen muchos otros donde los daños son cuantiosos. De hecho, de acuerdo con cifras del Ministerio de Economía, de las 6.791 empresas que el ministerio registró entre el 24 y el 31 de octubre para su primer catastro de negocios afectados por la contingencia -hay un segundo catastro en curso-, un 18% corresponde a esta industria.
Chile no solo se ha transformado en un destino peligroso para los turistas debido al clima de inseguridad que se vive, sino que muchos de sus atractivos han sido vandalizados, incluidos algunos de los barrios con más carácter en Santiago y otras ciudades. Deberá pasar mucho tiempo, después de que se recupere la normalidad, para poder volver a situar a Chile como un destino atractivo. Se ha perdido, en definitiva, un esfuerzo de años que había logrado hacer de esta un área particularmente pujante dentro de nuestra economía.