Domingo, 26 de Enero de 2020

"Frozen 2", una nueva aventura para una franquicia exitosa y también premiada

UruguayEl Pais, Uruguay 26 de enero de 2020


Elsa, o sea la Reina de Arendelle siente un canto que la llama a salir de su reino


Elsa, o sea la Reina de Arendelle siente un canto que la llama a salir de su reino. Ese llamado, y la aventura que le supone a sus protagonistas, es el disparador de esta secuela de Frozen que se estrenó ayer en Uruguay.
En Estados Unidos se estrenó hace dos semanas y ganó 123,7 millones de dólares en su primer fin de semana, que coincidió con las fiestas de Acción de Gracias. Con esos números, rompió el récord que tenía Los Juegos del hambre: en llamas , que había hizo 109 millones de dólares, ese fin de semana, en 2013. Además, nivel global Frozen 2 acumula más de 738,6 millones de dólares en sus primeros días, lo que significa que ya es una de las películas más taquilleras del año. Así Disney, ya sea por sus películas de superhéroes, sus versiones con actores reales de los clásicos animados, sus producciones de Pixar o sus propias animaciones, es inalcanzable en la taquilla mundial.
La primera Frozen , estrenada en diciembre de 2013, logró superar los 1.200 millones de dólares en todo el mundo, uno de los grandes éxitos de Disney y una de las películas más taquilleras del año. Hasta este año, gracias a El rey león de Jon Favreau, se mantenía como la animación más taquillera de la historia; esta continuación podría quitarle el primer puesto. Además Frozen se llevó el Globo de Oro y el Oscar a la mejor película animada, y ganó otro Premio de la Academia por la canción "Let it go", que todavía es cantada por los niños y recordada por los padres. También la banda sonora, compuesta por la pareja Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez (quienes también musicalizaron Coco y regresan para esta secuela), se llevó dos premios Grammy, a mejor banda sonora y otro a la mejor canción para una película.
Y entre tanto sonar por el mundo, "Let it go" (acá se la conoció como "Libre soy"), se convirtió en un himno para la comunidad LGBT, y así comenzaron a surgir los pedidos para que en la secuela, Elsa fuera el primer personaje gay de Disney . Es un spoiler pero ese reclamo no fue atendido.
Si bien la primera Frozen se centraba en la relación entre las hermanas Elsa y Anna (que en inglés tienen las voces de Idina Menzel y Kristen Bell), esa película también derribó varios estereotipos presentes en las clásicas películas Disney. Por ejemplo, la protagonista, de hecho ninguna de ellas, necesita ser rescatada por un hombre, ni tener una pareja para alcanzar la felicidad. Además, las mujeres son las heroínas de la historia, quienes logran salvar el reino gracias al poder de una y el amor de la otra; mientras los hombres son los villanos.
Esta segunda película, que también tiene varias canciones que se pegan como chicle en la mente (como "Into the Unknown" que además está muy buena), expande el universo de Frozen que hasta entonces solo era parte de un fiordo en Europa. Esa expansión se da cuando Elsa comienza a escuchar una melodía que siente que está indicando que tiene que ir hacia un destino desconocido. Junto a su preocupada hermana Anna y su novio Kristoff, el alce Sven y el muñeco de nieve Olaf, viajan hasta un lugar al norte donde una misteriosa bruma no deja pasar a nadie. A nadie menos a Elsa, quien comienza a entender que hay una misión que tiene que atender.
Nuevamente los detalles técnicos se lucen en esta animación. La fotografía demuestra que los límites entre lo real y la animación cada vez son más borrosas, y eso se nota en los detalles de ese bosque al que llegan los protagonistas. También la dirección, el guion y la edición completan una aventura que tiene momentos graciosos y otros más reflexivos.
En ese lugar inexplorado conocerán a nativos, quienes han vivido encerrados en ese lugar junto a soldados de Arendelle que desde hace varias décadas no pueden regresar a su hogar.
El nudo de la historia es un pasado misterioso para el pueblo de Arendelle que incluye tanto a los padres de Anna y Elsa como al abuelo de las jóvenes. Hace varias décadas, el antiguo monarca (el abuelo) había construido una enorme represa para que los pueblos pudieran estar unidos, aunque un enfrentamiento entre esas comunidades empañó el sueño del rey de unir a ese pueblo mágico con el suyo. Aunque como ya ha demostrado esta franquicia (con el príncipe Hans de las Islas del Sur por ejemplo), hay personajes que ocultan secretos y algunas mentiras. Porque los villanos no son planos, ni los héroes siempre son buenos, y allí está el diferencial de esta película que tiene algo para los chicos y también para los grandes.