Sábado, 04 de Abril de 2020

El FMI inició la visita técnica para avanzar en el diseño de un nuevo programa

ArgentinaLa Nación, Argentina 4 de abril de 2020

La misión se reunió con funcionarios de Economía y espera conocer la estrategia del Gobierno para reestructurar la deuda

La extraña coincidencia quiso que el mismo día que llegaba la misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) al país, luego de más de seis meses, el ministro de Economía, Martín Guzmán, hiciera su primera presentación ante el Congreso y detallara algunos lineamientos de lo que sería su programa económico. De se pudieron inferir una similitud y una contradicción que tendrá el equipo económico con los representantes del Fondo. Se aplicarán grandes quitas en la reestructuración de la deuda privada, como generalmente pide el FMI, pero no se llegará de forma rápida al equilibrio fiscal, una condición que está en el ADN del organismo.
, encabezada por Julie Kozak, directora adjunta del Departamento para el Hemisferio Occidental, y Luis Cubeddu, jefe de la misión del FMI para la Argentina, se quedará una semana en el país, luego de extender el viaje, que iba a ser originalmente de dos días. Durante la estadía, el equipo se reunirá con funcionarios del Ministerio de Economía, el Banco Central y otras instituciones económicas gubernamentales, según señalaron fuentes del Fondo.
Ayer comenzaron sus reuniones en el Palacio de Hacienda, donde planean estar la mayor parte del tiempo. Se juntaron con Guzmán y con el secretario de Hacienda, Raúl Rigo. El objetivo es avanzar en el diseño de un nuevo programa, luego de que el anterior quedara trunco tras la crisis financiera desatada nuevamente luego de las PASO. En ese mes fue la última visita del equipo técnico del organismo, entonces encabezado por el italiano Roberto Cardarelli.
"La misión también será una oportunidad para aprender más sobre la estrategia de las autoridades para abordar la situación de la deuda de la Argentina", dijeron en el FMI. Recién al finalizar la visita se espera que el staff emita un comunicado sobre los resultados de la misión.
Pocos días después, Guzmán se reunirá con la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, en el marco de las reuniones del G-20 en Arabia Saudita. Allí viajarán también el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello.
Si bien todavía no hay información oficial sobre la negociación de la deuda, Guzmán dejó saber ayer en el Congreso que se aplicarán grandes quitas de capital. Lo hizo al decir que "es necesario que haya una reestructuración de la deuda profunda" y que "habrá frustración por parte de los bonistas".
Históricamente el FMI fue partidario de aplicar quitas en las reestructuraciones de deuda, una forma de asegurarse que el organismo cobrará por el préstamo desembolsado, aunque lo haga postergando los plazos.
Donde no se esperan coincidencias es en el sendero fiscal. Según adelantó el ministro, su escenario "factible" y "realista" es llegar al equilibrio primario recién en 2023, cuando en el programa anterior se esperaba lograr superávit este año.
Guzmán le dio la bienvenida a la comitiva del FMI con un discurso duro en la Cámara de Diputados. Dijo que el Fondo hizo el préstamo más grande de su historia, pero que no se utilizó "para aumentar la capacidad productiva del país", y lo hizo "responsable de la crisis de deuda y económica que la Argentina está viviendo".
Agregó luego que, si bien "todavía hay un trayecto largo por recorrer", el cambio de conducción en el Fondo, "en un contexto donde la situación estaba 'bien caliente', fue refrescante", en referencia al reemplazo de Christine Lagarde por Georgieva y al anuncio de que David Lipton, subdirector gerente, dejará su cargo a fin de mes.
Guzmán, que ya se reunió con Georgieva en dos oportunidades -en Nueva York, antes de asumir como ministro, y en Roma, hace una semana-, dijo que "se viene trabajando de forma constructiva" con el FMI y que hay "un creciente entendimiento mutuo", ya que en cada reunión "se hacen progresos".
"En el programa del anterior gobierno, se cumplió con todo lo que había que hacer, que era austeridad fiscal y contracción monetaria en un contexto de recesión, bajo la idea de que eso iba a generar una restauración sobre la confianza y el mundo iba a volver a creer en la Argentina y le iba a prestar de nuevo a tasas bajas, que no lo eran. Pasó lo contrario, se socavó la confianza, aumentaron las dudas. Porque vieron que cada vez que el FMI estuvo en la Argentina, se profundizaron los problemas", comentó el ministro.