Domingo, 05 de Abril de 2020

La Patagonia y su conservación en muestra curada por Rem Koolhaas

ChileEl Mercurio, Chile 4 de abril de 2020

El famoso arquitecto holandés cree que en las zonas rurales está la experimentación del futuro. Una serie de casos de estudio muestra la complejidad del tema, entre ellos, la conservación en el sur de Chile.

Como la mayoría de la humanidad vive en ciudades, el foco de la arquitectura y el urbanismo ha estado ahí. Pero el afamado arquitecto holandés Rem Koolhaas lleva años preocupado de lo que sucede en el mundo rural. Así ha abierto hoy en el Museo Guggenheim, de Nueva York, la muestra "Countryside: the future", hasta el 14 de agosto. No es una exposición artística, sino que reúne una serie de casos de estudio que visualizan una enorme variedad de temas -experimentación genética, inteligencia artificial, automatización, migración, calentamiento global, entre otros- en diferentes partes del mundo -Chile, Siberia, Kenia, China, Estados Unidos, por nombrar algunos-, todos vinculados al mundo rural.
La tesis de Koolhaas es que en ese mundo es donde hoy se está experimentando; donde se puede probar qué servirá y qué no en el futuro. "La exposición da cuenta de la complejidad y rapidez de los cambios en el espacio rural", explica Federico Martelli, arquitecto chileno que investigó el caso de nuestro país, además de participar en el diseño de la exposición a través de su oficina.
El capítulo chileno se llama "Buying=Saving" ("comprar es ahorrar"). Se retrotrae a unos 30 años, cuando los privados comenzaron a comprar terrenos con el objetivo de conservación, entre el fin de la dictadura y el inicio del gobierno democrático. "En ese momento, los conservacionistas lograron poner en la agenda pública su tema y crear el primer parque privado de conservación en Chile, El Cañi. Este se fundó con la ayuda de filantropistas extranjeros", continúa. La llegada de Douglas Tompkins consolidó este sistema privado de conservación.
El arquitecto agrega que su investigación pone el foco en cómo este esquema se ha ligado con los años al mundo económico. Nuevas disciplinas en el marco del ecologismo les han puesto un valor a los ecosistemas, en el entendido de que estos proveen servicios a la humanidad (dan agua, por ejemplo). Así, se conserva porque sirve. "Este tipo de visión es compleja, porque implica que estamos instrumentalizando la naturaleza, que existe para la función de la vida humana. Y la discusión hoy está en tratar de entender que la naturaleza tiene un valor intrínseco y por eso hay que conservarla", concluye.