Miércoles, 27 de Mayo de 2020

Fármacos potenciales para el COVID-19 ya son usados en el país

PerúEl Comercio, Perú 27 de mayo de 2020

Experimental ? Aunque no ha sido comprobado por completo, la cloroquina y la hidroxicloroquina muestran cierto nivel de eficacia ? No obstante, pueden generar efectos adversos.

Hasta la fecha no hay evidencia suficiente para recomendar un tratamiento específico en pacientes con COVID-19. Sin embargo, debido a una serie de resultados preliminares favorables y el estado de emergencia internacional, varias naciones, como EE.UU., han autorizado el uso de los fármacos fosfato de cloroquina y el sulfato de hidroxicloroquina en estos casos. El Perú es uno de los países donde ya se están probando aquellos medicamentos, aunque su utilización tiene ciertas restricciones.





?Armas potenciales?El fosfato de cloroquina y el sulfato de hidroxicloroquina son fármacos sintéticos empleados para tratar la malaria. El segundo ?de acuerdo a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA)? es útil también en pacientes con lupus eritematoso y artritis reumatoide, ambas enfermedades autoinmunes.





El entusiasmo actual por estos dos productos se debe a que pruebas in vitro y reportes anecdóticos sugieren que pueden bloquear la infección causada por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2).





Por ejemplo, el pasado 17 de febrero, la agencia china Xinhua informó que pruebas en más de 10 hospitales de Beijing, Cantón y Hunan revelaban que quienes fueron tratados con cloroquina mostraban mejores indicadores de reducción de fiebre, evolución de la neumonía, estado del pulmón y duración de la enfermedad, en comparación con aquellos que eran sometidos al tratamiento de control. Pero el trabajo no muestra cifras exactas que permitan cuantificar la eficacia del medicamento con respecto al grupo de control.





Por otro lado, un pequeño ensayo clínico, dirigido por investigadores franceses y publicado en el ?International Journal of Antimicrobial Agents?, encontró que aparentemente la hidroxicloroquina disminuiría la expresión del virus. Adicionalmente, se halló que, en un grupo de seis pacientes, la combinación de aquel fármaco con el antibiótico azitromicina generaba una eliminación más eficaz del virus. Veinte personas fueron sometidas a estos procedimientos.





Alonso Soto, del Instituto de Investigación en Ciencias Biomédicas de la Universidad Ricardo Palma, recalca que ?hasta la fecha no hay estudios que hayan demostrado que los pacientes que reciben la cloroquina y la combinación de hidroxicloroquina con azitromicina mejoren, en comparación con aquellos que no reciben esos tratamientos. Señala también que, para demostrar que un procedimiento médico sirve, es necesario hacerlo en cientos de pacientes.





?Riesgos?





La resolución ministerial publicada el último 30 de marzo por el Ministerio de Salud (Minsa) considera que se deben usar la cloroquina, la hidroxicloroquina y la azitromicina ?en combinación con el segundo fármaco? solo en pacientes con COVID-19 moderado o severo hospitalizados.





?Estos tratamientos potenciales ya se están aplicando en el país, pero hay ciertos requerimientos. Deben emplearse en pacientes hospitalizados, bajo vigilancia de especialistas, y la persona tiene que decidir si recibe o no este tratamiento potencial. Tiene que haber un consentimiento informado?, le dijo a El Comercio Eduardo Gotuzzo, médico infectólogo y exdirector del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.





Asimismo, se recomienda que a aquellos que serán sometidos a tales procedimientos les tomen un electrocardiograma basal cada tres días. Se trata de un monitoreo estricto de reacciones adversas, pues estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de arritmias.





?La hidroxicloroquina es una droga que cuando se usa sola es bastante segura, pero cuando se combina con azitromicina puede producir arritmias. A esto hay que sumarle que de por sí el coronavirus produce arritmias. Entonces, las personas que reciban esta combinación tienen que ser monitoreadas con electrocardiogramas constantes hasta que tengamos mayor información?, indica el especialista.





Este riesgo de aparición de arritmias está presente también en la cloroquina. Por lo tanto, su consumo sin autorización y vigilancia médica puede poner en peligro la vida. Por ejemplo, días después de que el presidente estadounidense Donald Trump dijo que la cloroquina era un posible tratamiento seguro contra el coronavirus, se reportaron en Nigeria varios casos de intoxicación por este fármaco.





Para tener en cuenta





La FDA permite ?durante esta pandemia? el uso de la cloroquina y la hidroxicloroquina como tratamiento para pacientes con COVID-19 aunque no haya ensayos clínicos disponibles o la participación de la persona no sea factible.





Las reacciones adversas más comunes reportadas de la cloroquina son el dolor estomacal, las náuseas, los vómitos y el dolor de cabeza.





Ni la cloroquina ni la hidroxicloroquina han sido aprobadas como tratamientos seguros y eficaces para el COVID-19.