Jueves, 02 de Julio de 2020

?Aprendí tarde a ser independiente y a tomar decisiones?

PerúEl Comercio, Perú 2 de julio de 2020

Más guapa y segura que nunca, la tres veces reina acaba de llegar a las seis décadas. En esta entrevista, la inolvidable ?Bombón? hace un recuento de lo vivido y cuenta los secretos que la mantienen vital y saludable.

Por Olga Zumarán



La primera vez que vio desfilar en la televisión aun grupo de mujeres hermosas, tenía apenas 8 años. Deslumbrada por la brillante corona, la sedosa capa y el ?glamour? del escenario que acogía a las reinas de belleza, esta tímida niña de cabellos cortos y anteojos se imaginaba en la piel de la Miss Perú de turno. Nadie hubiera sospechado por entonces que en menos de una década, en 1978, Olga Zumarán se convertiría en la ganadora del disputado certamen.





En este repaso por sus 60 años recién cumplidos, Olga Zumarán nos transporta a algunos de sus momentos inolvidables: su triunfo en concursos de belleza, la oportunidad perdida en México, el ansiado nacimiento de su única hija y el regreso a la pantalla chica por la puerta grande.





? ¿Qué la anima a participar en Miss Perú Universo?





Sucedió que en 1977 mi padre se fue becado a Brasil, a Río de Janeiro. Nos llevó a mi mamá, a mi hermana y a mí. Cuando regresé, lo hice con otra apariencia, más producida, otro tipo de ropa. Un día estaba caminado por la calle Larco con una amiga, una tía y mi hermana, cuando de la nada paró un carro y una persona me ofreció participar.





? ¿Pensaba que podría ganar o fue una sorpresa?





Yo fui la última en inscribirme. Había dos candidatas fuertes, muy lindas, regias. Cuando yo vi quiénes iban quedando, me dije que podría quedar en segundo o tercer lugar. Es que como yo no era pituca ni tenía dinero, pensaba que de repente no ganaba por las influencias. Ellas siempre iban bien al brillante, al oro. A mí me prestaban todo, hasta el gancho de pelo.





? En 1978 nos representa en México, pero se queda varios años por allá.





Me quedé tres. Televisa me dio una beca para estudiar teatro, música y danza. No fue para todas las finalistas, nos escogieron a tres. Me enteré en Lima. Mi papá habló, me mandaron el pasaje, un contrato y viajé con mi mamá. Después regresé a Lima a seguir mi carrera de Psicología.





? ¿Se arrepiente de haber regresado?





Sí, ahora digo que sí. Algunos me dicen, si te hubieras ido tu hijita María Fe no hubiera nacido. Sí, pues, todo hubiera sido diferente. Hace poco pensaba qué hubiera pasado si me quedaba en México luchándola. Sé que no iba a ser fácil, pero estaba en la edad de aceptar buenas propuestas y tomar riesgos. Esa fue una de las cosas que afectó mi personalidad y hace que me convierta en una mujer fuerte, luego de dar a luz a mi hija.





? ¿Por qué no antes?





Porque era una niña consentida, mimada por mi papá. Todo lo consultaba con él. Estaba acostumbrada a que me solucionara la vida. Eso estuvo muy mal. Mi hermana, en cambio, siempre fue muy independiente. Yo aprendí tarde a serlo, a tomar decisiones.





? Luego de participar en Miss Mundo, en 1981, reaparece en las pantallas a inicios del 2000, ¿qué fue de su vida en esos casi 20 años?





Me casé con un doctor, andaba de fiesta en fiesta, viajando. Terminé de estudiar, pero no ejercía. Me volvía a casar, esta vez con un norteamericano, viví en Miami y también en Lima con él. No me arrepiento de esa parte de mi vida, pero a veces me digo por qué en vez de estar haciendo esas tonterías no hice lo que realmente quería hacer, arrancar al otro lado. Para mí la vida no era casarme, sino realizar mis sueños. Esos sueños se truncaron por diferentes situaciones. Quisiera entrar en una máquina del tiempo y arreglar varias cosas.





? ¿Cómo contacta con Efraín Aguilar?





Lo llamé preguntando si se acordaba de mí y contándole que me moría por actuar. Me citó y fui con el papá de mi hija. Justo estaban buscando a la mamá de las ?Terremoto?; después me chismearon que les habían hecho casting a Susan León, a Janet Barboza, pero a Efraín no les gustaron. Me prepararon durante un mes. Koki Belaunde me tiñó el pelo de rojo y Ciro Taype me hizo ropa de licra para que se me vean todas las curvas. Así empecé.





? Tuvo a su única hija a los 40 años, ¿en algún momento llegó a pensar que no se convertiría en madre?





Varias veces. En todos los matrimonios intentaba quedar embarazada, pero nada. Ya estaba resignada. Lo intenté siempre, pero cuando me olvidé, salí embarazada. Ser madre me dio independencia, tranquilidad. Me hizo darme cuenta de que las cosas vienen, pero hay que poner esfuerzo y a Dios primero.





? ¿Su hija también se inclina por el arte?





Estudia Medios Audiovisuales en la UPC. María Fe quiere involucrarse en los medios de comunicación, va a mitad de carrera. A ella le dicen Wáfer y es una especie de ?youtuber?. Tiene una cuenta de Instagram, @alowafer, en la que sube sus videos.





? Acaba de cumplir 60 años, pero parece de 40, ¿cómo ha logrado amalgamar salud y belleza?





Antes de la cuarentena era así: lunes, miércoles y viernes me levantaba tempranito, 5:30 ya estaba en la ducha, después me ponía mi malla y me iba al gimnasio al Club Terrazas. Una hora de máquinas, descansaba y hacía spinning que te hace bajar de peso rapidito. Cuando estaba más loquita, me metía martes y jueves a otro gimnasio para estar durita.





? También ha recurrido a las cirugías para verse más regia. ¿Cuántas se hizo?





Después de mi embarazo quedé gordita, bajé, pero no como yo quería. Antes de entrar a ?Mil oficios?, me hice implantes de mama, esa fue la primera vez. Y también me hice una lipoescultura. En el 2014 me cambié los implantes. En febrero de este año me reduje el busto, porque si engordaba, la blusa no cerraba. En la nariz me quité un morrito. Todo el mundo cree que me hago cirugías en la cara porque cuando te aplicas ácido hialurónico, bótox o colágeno quedas medio hinchadita.





? Otro de sus secretos es la alimentación.





Es muy balanceada. Todos los días me como una minifuente de verduras. Me he dado varios gustos, pero ya frené. Trato de comer más frutas y cereales, siempre en pequeñas porciones, hasta siete veces. No me privo de nada, pero como poco.





? ¿Cuál ha sido su más grande decepción?





Sentirme traicionada por mis parejas. Haberme dado cuenta de que no fueron leales conmigo.





Vea nuestra entrevista completa en:





www.elcomercio.pe