Sábado, 15 de Agosto de 2020

Mis inversiones han bajado, ¿cómo respondo?

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 14 de agosto de 2020

Roberto Rivera
En esta "crisis" de salud y económica que nos encontramos a raíz del COVID-19, muchos inversionistas se están preguntando cómo deben responder, reposicionar o proteger sus cuentas de inversiones, sus 401ks, planes Keoghs, etc

Roberto Rivera
En esta "crisis" de salud y económica que nos encontramos a raíz del COVID-19, muchos inversionistas se están preguntando cómo deben responder, reposicionar o proteger sus cuentas de inversiones, sus 401ks, planes Keoghs, etc. Muchos han sufrido bajas de 30% o más en el valor de sus carteras. La respuesta a cómo responder es una individualque cada cual debe consultar con su asesor de inversiones debido a que cada uno tiene circunstancias y objetivos distintos.
No obstante, la historia puede ser una herramienta muy útil para todos. A pesar de no brindarnos una respuesta específica, nos brinda perspectiva sobre cómo los mercados de capital han respondido a otras "crisis" en el pasado.
En la gráfica de la "Respuesta de los mercados de capital a crisis anteriores" vemos el desempeño de una estrategia de inversión balanceada posterior a varias "crisis" que hemos experimentado en los pasados 40 años. Cada "crisis" es identificada con el mes y año que ocurrió, seguido por el desempeño de la estrategia balanceada después de uno, tres, y cinco años del primer día del mes próximo del comienzo de la "crisis". Aunque una estrategia balanceada hubiese experimentado pérdidas durante estos eventos, con el pasar del tiempo, los mercados se recuperan tal y como indica el desempeño positivo a tres y cinco años posterior a cada "crisis". Eventos como los subrayados en la tabla tientan a los inversionistas a liquidar sus inversiones. Sin embargo, una perspectiva a largo plazo y diversificación global pueden ayudar a los inversionistas a ser disciplinados y pacientes durante la tempestad.
Recordemos que al igual que esta, todas las "crisis" han sido distintas. También para muchos todas se han sentido eternas y sin luz al final del túnel. El colapso del sistema financiero en el 2008 se sintió así para mí. Ver cómo los índices de los mercados de acciones se desplomaban por más de un 50% y casi a diario cerraban o quebraban bancos fue agonizante. Para la generación de mis padres, la primera parte de la década de los 70's vio un presidente de EE.UU. dimitir, a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) hacerle un embargo de petróleo a los EE.UU., y el oro dejar de respaldar el dólar americano.
Cada uno de estos eventos en esa década trajo consigo mucha incertidumbre, ansiedad, y bajas en los mercados de capital. En esta "crisis" del COVID-19 nos sentimos igual o peor. Sin embargo, algo que nos ha enseñado el veredicto de la historia es que debemos apostar a la noción de que vendrán días mejores y más prósperos. La historia nos dice que estuvo en el mejor interés del inversionista globalmente diversificado, mantener su cinturón de seguridad apretado y su fe vibrante en tiempos de "crisis". Los que lo hicieron fueron generosamente compensados con el pasar del tiempo.
Nadie tiene la bola de cristal para revelar cuándo termina esta crisis y se reanudará la prosperidad y el crecimiento, con lo único que contamos es con las lecciones del pasado. Aunque esta vez sea diferente, igual de diferente han sido las "crisis" anteriores. Esta también pasará.
Esta columna no se debe considerar como una asesoría o una invitación a comprar o a vender ningún valor. Recomendamos que consulte con sus asesores su situación particular.