Viernes, 23 de Octubre de 2020

No más Trump

ColombiaEl Tiempo, Colombia 23 de octubre de 2020

Dentro de dos semanas, 150 millones de votantes y 538 miembros del colegio electoral de Estados Unidos decidirán si ese país continúa por una senda incierta, bajo la conducción ignorante e improvisada de Donald Trump, o si opta por los demócratas en cabeza del exvicepresidente Joe Biden, que no es precisamente una lumbrera, pero que al menos está rodeado de gente sensata y equilibrada, empezando por su fórmula vicepresidencial, Kamala Harris

Dentro de dos semanas, 150 millones de votantes y 538 miembros del colegio electoral de Estados Unidos decidirán si ese país continúa por una senda incierta, bajo la conducción ignorante e improvisada de Donald Trump, o si opta por los demócratas en cabeza del exvicepresidente Joe Biden, que no es precisamente una lumbrera, pero que al menos está rodeado de gente sensata y equilibrada, empezando por su fórmula vicepresidencial, Kamala Harris. En 2016, Trump perdió la votación popular con Hillary Clinton por casi 3 millones de votos, pero su triunfo en estados clave como Florida, Pensilvania, Arizona y Ohio, que eligen 78 miembros del Colegio Electoral, inclinaron a su favor la balanza en este cuerpo que designa presidente al que logre, en el Colegio, 270 votos o más. Sin importar qué tan amplia o estrecha sea la victoria de un candidato en un estado, todos los elegidos al Colegio por dicho estado deben votar por el candidato que ganó allí. Hay solo dos excepciones (Nebraska y Maine), de modo que lo definitivo no es ganar el voto popular, sino ganar los estados con más votos en el Colegio. Las buenas noticias para Biden son que va ganando las encuestas de voto popular (52 a 42 %, en promedio) y que las encuestas, estado por estado, permiten proyectar que tendría seguros los 270 votos que son mayoría absoluta del Colegio. La mala noticia para él es que, hace cuatro años, Clinton también ganaba las encuestas de voto popular -por un margen más estrecho- e incluso las ganaba en estados clave, donde al final perdió la votación. Analistas de encuestas creen que hay una franja importante de votantes vergonzantes que, listos a sufragar por Trump, les da pena reconocerlo ante el encuestador. Cuatro años más de Trump serían una calamidad para su país y para el planeta. Negacionista del cambio climático, ha eliminado restricciones de actividades contaminantes en un país que produce el 15 % de las emisiones de CO2 que envenenan la atmósfera. Racista, Trump ha defendido las actividades de grupos supremacistas blancos, así como el uso de armas de fuego por particulares para atacar las protestas por la violencia policial contra los negros. Enemigo del libre comercio, ha desatado una guerra económica con China que ha llenado de incertidumbre la economía mundial. Evasor de impuestos, ha engañado con triquiñuelas a las autoridades tributarias. Y, finalmente, negacionista del covid-19, su pésima gestión de la pandemia tiene a Estados Unidos entre los países donde el coronavirus ha dejado más muertes por millón de habitantes. Trump es ineficaz. Prometió que iba a devolverle a Estados Unidos su grandeza, pero ha sido incapaz de frenar el expansionismo de Vladimir Putin, a quien le debe favores: en 2016, los rusos hicieron buena parte de la guerra sucia en redes sociales contra Hillary Clinton. Los dos gobiernos amigos de Putin en América latina -Cuba y Venezuela- siguen firmes en el poder: Trump no los ha hecho siquiera tambalear. Y en cuanto a Corea del Norte, su programa nuclear se ha acelerado, sin importar las amenazas de Washington ni las veces que Trump ha querido convertir al líder Kim Jong Un en su mejor amigo, para que renuncie a sus misiles. Kim, ridículo como pocos, ha dejado a Trump en ridículo. En Colombia, el uribismo despistado cree que al país le conviene que siga Trump. Pienso lo contrario, y pongo un ejemplo: no me gusta Gustavo Petro, pero que Trump lo ataque, como ha hecho estas semanas, le sirve al exalcalde para ganar solidaridades. Según el más reciente Gallup Poll, solo el 20 % de los colombianos tienen de Trump una imagen favorable, contra 68 % que la tiene desfavorable. Así que pocos colombianos van a seguir los consejos de este personaje, que ojalá abandone en enero la Casa Blanca. mvargaslina@hotmail.com
Tiro directo
Mauricio Vargas
Lo mejor para Petro es que lo ataque Trump, que tiene peor imagen en el país que el exalcalde.