Domingo, 07 de Marzo de 2021

Subió el mejor

ChileEl Mercurio, Chile 23 de enero de 2021

La Primera B ratifica el equilibrio de fuerzas en la segunda categoría del fútbol chileno

La Primera B ratifica el equilibrio de fuerzas en la segunda categoría del fútbol chileno. No es un eslogan que cualquiera le gana a cualquiera. Lo supo Ñublense, el justo campeón, cuando el colista Santa Cruz le empató 2-2 con 10 jugadores en el CAP.
Lo anterior sirve para contextualizar la emoción del torneo, aunque no esconde un dato fundamental: los planteles más gruesos y de mayor jerarquía se imponen. Con esos antecedentes, Ñublense, con Jaime García en la banca, fue el mejor.
En la retaguardia tuvo un arquero sobrio, el uruguayo Rodrigo Odriozola, junto a zagueros con recorrido, como Jorge Ampuero, quien también subió con Wanderers en 2019. Mérito del entrenador recuperar a Nicolás Vargas, quien desde su irrupción en O'Higgins parecía extraviado, y otorgar regularidad a Nozomi Kimura.
García, quien superó el impacto del coronavirus en la definición del campeonato, armó un mediocampo con juego y un ataque demoledor. En la contención apostó por el argentino Federico Mateos e Iván Rozas. Los dos se acomodaron para la batalla, pero no olvidaron su precisión y manejo. Ambos marcaron los tiempos y profundizaron para una ofensiva letal. Mathias Pinto, quien retornó desde Coquimbo, David Escalante y Óscar Ortega amalgamaron sus potencialidades, graficadas en los 51 goles en 28 cotejos de los Diablos Rojos. En esta estructura, el trabajo de Jovany Campusano, como lateral-volante por la izquierda, gravitó.
No es exagerado decir que Mateos fue el mejor jugador del torneo.
Unión San Felipe escoltó a los chillanejos y espera al ganador del playoff , que mañana tiene sus revanchas. Rangers espera a Temuco, con la victoria 1-0 en el "Germán Becker", y Puerto Montt recibe a Melipilla en Chinquihue, después del 2-2 en el Bicentenario de La Florida.
Los aconcagüinos sortearon la partida de Gonzalo Álvarez (Audax Italiano) y Lautaro Palacios (Coquimbo Unido), pero encontraron en el colectivo la respuesta para discutir el segundo ascenso. En un momento de irregularidad se fue el técnico Erwin Durán. Lo sucedió el exvolante Héctor Roco. En la cancha, el "Uní Uní" se pareció a la forma en que jugaba su técnico. Un equipo intenso, con la claridad de Tomás Lanzini como mixto, el oficio de Lucas Wilchez -cuando se puso a tono- y la gambeta irreverente de Bairo Riveros.
Es necesario resaltar a Gonzalo Sosa, de Melipilla. Con 17 anotaciones fue el goleador del torneo, en un ataque que no lo abastecía con claridad ni frecuencia. Bien Byron Bustamante en el mediocampo de Puerto Montt. Un volante mixto, de buena pegada, que creció con Jorge Aravena en la banca. No se puede obviar el trabajo de Hernán Peña en San Marcos, que con muy poco estuvo a un paso de la liguilla. El potente Bayron Monroy llamó la atención en los ariqueños. Lo mismo ocurrió con Damián García, un puntero derecho con desborde y gol en Deportes Temuco.
Y como hablamos de la B, Luis Marcoleta otra vez está en la pelea. El antofagastino conoce esta serie y busca el retorno de Rangers, otro de plantel generoso. El fracaso corrió por cuenta de Cobreloa, que a pesar de sumar al desequilibrante Maximiliano Cuadra pagó cara una primera rueda lamentable.