Viernes, 03 de Febrero de 2023

Crece la preocupación por suministro de gas para la generación eléctrica en 2023

ChileEl Mercurio, Chile 5 de diciembre de 2022

Un grupo de diputados pidió al Gobierno agilizar las gestiones a nivel internacional para garantizar el abastecimiento, y ya se prevén impactos ante la menor disponibilidad del hidrocarburo.

Al Parlamento llegó la preocupación por el suministro de gas para la generación eléctrica para 2023 en adelante, luego de que se confirmara que la empresa francesa TotalEnergies no cumplirá con el despacho de hidrocarburo que tenía comprometido con Engie, desahuciando un contrato de cuatro buques para el próximo ejercicio.
Resulta que la gigante europea siguió la tendencia vista con otras empresas, y también en otros países, y prefirió desviar el suministro hacia el continente europeo, donde las naciones luchan por abastecerse de gas ante la menor disponibilidad de parte de Rusia, pagando cifras mucho más altas de las que están asociadas a los contratos con empresas locales.
Ante esta situación, un grupo de parlamentarios impulsó un proyecto de resolución, el cual tiene por objeto solicitar al Presidente de la República instruir a los ministerios de Energía y de Relaciones Exteriores "para que realicen las gestiones que sean necesarias, a fin de asegurar el adecuado suministro de gas a Chile, para la producción de energía eléctrica durante los próximos años".
La iniciativa es impulsada por los diputados Cristián Tapia, Jaime Araya, Carlos Bianchi, Marta González, Carolina Marzán, Helia Molina, Raúl Soto y Héctor Ulloa.
Pero en el Senado también hubo movimientos al respecto, y el miércoles pasado fue citado el ministro de Energía, Diego Pardow, con el objetivo de analizar la seguridad energética del país, en el marco del decreto de racionamiento preventivo vigente hasta marzo de 2023.
En la instancia, la autoridad entregó detalles de la situación, explicando que el 80% del gas natural que se consume en Chile es importado a través de contratos con barcos que llegan a Mejillones y Quintero, mientras que el 20% restante corresponde a envíos desde Argentina. Asimismo, comparó la evolución y violenta alza que ha tenido el precio del gas a nivel internacional, a partir de las complejidades que se presentaron con el inicio de la pandemia, de las cuales Chile se mantuvo aislado.
No obstante, Pardow lamentó que "cuando las cadenas estaban empezando a mejorar, viene la invasión de Rusia a Ucrania, lo que hace disparar los precios de importación y mantiene al Henry Hub (indicador del precio del gas) por debajo. El espacio de tiempo que Chile se mantuvo aislado de lo que estaba ocurriendo en los mercados que dependen mucho de la importación era sostenible, porque los contratos de largo plazo asociados a este indicador no iban a ser desahuciados por un evento que se percibía como temporal, pero a eso se agrega este otro evento que genera una nueva alza de precios y la extiende en el tiempo, lo que hace que los contratos de las empresas que importan gas natural se vean expuestos a una situación distinta. Las diferencias de precio son muy grandes y la extensión de este fenómeno se muestra como mayor en el tiempo".
La autoridad hizo referencia a un reciente reporte de la Agencia Internacional de Energía, en el que muestra que este verano europeo la estrategia que adoptaron los países fue repletar sus inventarios, intentando aislarse de la dependencia de Rusia, lo que permite enfrentar el invierno que comenzará en ese continente con un problema únicamente de precio, pero que a partir del siguiente invierno, si no se soluciona, se convertirá en un problema de abastecimiento.
En cuanto a la situación local, el ministro detalló que los cuatro barcos que no llegarán en 2023 estaban repartidos a lo largo del año y que dos de ellos corresponden al período estival, donde existen contratos de abastecimiento con Argentina, que podrían equilibrar la situación. Los dos barcos restantes corresponden al período invernal, por lo que la dificultad es distinta y exigirá aún más al estresado Sistema Eléctrico Nacional.
"En el escenario de octubre, el Coordinador Eléctrico se puso en la situación de que hubiese cuatro buques menos, que no llegarán a Quintero, y las consecuencias que se preveían era que iban a tener que ser reemplazados por la reserva hídrica y en la generación eléctrica con carbón y diésel, con una consecuencia en los costos marginales cercana a un 10% de alza, lo que no afecta a los clientes residenciales, pero igualmente tiene un efecto en los clientes libres, por tanto, industriales", detalló Pardow.