Sábado, 24 de Febrero de 2024

Mercado laboral y personas mayores: los nuevos desafíos

ChileEl Mercurio, Chile 12 de febrero de 2024

EL trabajo es considerado como una de las actividades con mayor significado para las personas, no solo por su valor instrumental en la provisión de bienes materiales y económicos para la subsistencia, sino porque a través de él se establecen vínculos sociales; se facilita el desarrollo de conocimientos y capacidades; se construye la identidad ocupacional, y es también un espacio de gratificación personal

EL trabajo es considerado como una de las actividades con mayor significado para las personas, no solo por su valor instrumental en la provisión de bienes materiales y económicos para la subsistencia, sino porque a través de él se establecen vínculos sociales; se facilita el desarrollo de conocimientos y capacidades; se construye la identidad ocupacional, y es también un espacio de gratificación personal.
Esta visión del trabajo tiene un sentido aún más profundo y complejo cuando se trata de las personas de 60 años y más, ya que conlleva otros fenómenos como la participación social, el estatus ocupacional y la autonomía. Sin embargo, mientras mayor valor adquiere este segmento de la población, por su larga trayectoria laboral, menos calificado aparece ante el mercado del trabajo.
Esta situación es, sin duda, una paradoja, ya que desde la década de los años 90 viene aumentando la cantidad de personas mayores insertas en el mercado laboral, no solo por el envejecimiento de la población, sino debido a otros factores como los ingresos y la seguridad social, entre otros.
Como resultado de lo anterior, el mercado laboral -dependiente e independiente- tendrá que actuar sobre las dinámicas sociales y laborales, tales como el edadismo, la normativa legal y las exigencias que obstaculizan el ingreso o la continuidad de la población mayor como sujetos "activos", a fin de que estos puedan aportar de forma adecuada e integrada al desarrollo económico del país, sumando experiencia, pericia y habilidades blandas, entre otras tantas aptitudes de acuerdo al área de ejercicio.
Para ello, algunas acciones que deben desarrollarse son: eliminar la variable edad de las ofertas de empleo; implementar sistemas de inducción inicial y acompañamiento en la etapa de inserción laboral; abrir nuevas oportunidades de formación y perfeccionamiento continuo; reconfigurar el rol de las personas mayores que disponen de larga trayectoria, concibiéndolos como tutores de personas o grupos; atender las necesidades de cuidado y autocuidado en etapas tempranas (50+), y flexibilizar la jornada laboral, entre otras.
La Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, en su artículo 18, establece que: "La persona mayor tiene derecho al trabajo digno y decente, y a la igualdad de oportunidades y de trato respecto de los otros trabajadores, sea cual fuere su edad".
Chile, que adscribe a esta convención, tiene el deber de ofrecer condiciones consistentes al resguardo de los derechos de las personas mayores, lo cual no solo contribuirá al bienestar de este grupo, sino que a la de la sociedad en su conjunto.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela