Miércoles, 29 de Mayo de 2024

Barreras de papel

ChileEl Mercurio, Chile 19 de abril de 2024

La Cámara está en manos del Partido Comunista y no en las de la diputada.

La presidencia de la Cámara pertenece al Partido Comunista, mientras la diputada Karol Cariola asegura que la mesa que preside entrega garantías y reitera que las credenciales democráticas del PC "no están en duda". Como muchos, suspiro y reflexiono. El comunismo no tiene ni podrá tener jamás credenciales democráticas. Repaso los estatutos del PC, confirmando que su ideario satisface todas las hipótesis disponibles de inconstitucionalidad. Es "revolucionario" y "marxista-leninista", y eso lo hace contrario a la democracia, totalitario e inductor de la violencia. Chile y otras democracias lo toleran porque la historia muestra que proscrito, el PC crece.
Pero Cariola cuando habla transmite convicción. Por eso, por unos momentos, lo invito a dejar de lado la tesis del engaño político deliberado e intentar "leer" qué hay en esa retórica que a ratos parece genuina.
Por una parte, la credencial democrática que invoca la diputada no es ajena a la idiosincrasia narrativa del PC, que insiste en declararse democrático. ¿Cómo es esto posible? La respuesta, sencilla: el comunismo considera democrático exactamente lo contrario a lo que el resto del mundo define como tal. Los países de la órbita soviética eran "repúblicas democráticas", así como hoy lo son Cuba, Venezuela, Nicaragua y Corea del Norte.
Por otra parte, el comunismo revolucionario y violento que desdeña el Estado de Derecho está dispuesto excepcionalmente a utilizarlo. Y si bien el PC soviético desconfió del camino de la instrumentalización de la institucionalidad democrática, ella en cambio fue fundante en la llamada "vía chilena al socialismo", con Allende y la UP. Bajo ese prisma, el comunismo subvierte la democracia, poniendo a las personas y al derecho al servicio del Estado. Por el legalismo, descarta al derecho y conserva solo las leyes, que se limitan a ser lo que sea diga el gobernante. En palabras del propio Allende, la "vía legal" chilena, con "esas barreras de papel" que tantas veces burló, tributa también a la "credencial democrática comunista" que invoca Cariola hoy.
Pero existe aún una tercera fuente de la que puede emanar la convicción que transmite la diputada, y es la que, a pesar de las contradicciones teóricas, descansa en su fuero interno y nace de su humanidad. Esta, desgraciadamente, está condenada a ser aplastada por el partidismo que captura a la persona del militante y del líder comunista, y se encarga de anular cualquier vestigio de disenso que pueda subsistir en él. La reflexión personal del o la militante que a veces asoma en su discurso público, ha de sucumbir bajo la máquina partidista, a la que, en este caso, ella ha entregado ya su vida y su libertad. La Cámara está en manos del Partido Comunista y no en las de la diputada, y es indispensable que, al menos en eso, estemos de acuerdo.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela