Miércoles, 29 de Mayo de 2024

Alerta democrática

ColombiaEl Tiempo, Colombia 19 de abril de 2024


María Sol Navia V


María Sol Navia V.
Los hechos ocurridos en las últimas semanas deben despertar en todos los colombianos y especialmente en los dirigentes una alerta, ya no tan temprana, sobre la senda que esta recorriendo el gobierno del presidente Petro hacia un gobierno autoritario y de estilo vengativo y fascista. No cabe duda de que, la intervención sin piso jurídico comprobable, de las EPS, fue una venganza explicita por el hundimiento de la reforma a la salud. Ya lo había anunciado: si no se aprueba la reforma a la salud, las EPS, se irán cayendo como dominó. Pero no es el único tema que está marcando el camino para desmantelar nuestras instituciones y conducirnos a un país no de leyes sino de los caprichos del nuevo mesías. Hay otros: la apelación al pueblo y los cabildos, sin respetar las normas constitucionales, arrogándose la representación del pueblo, desconociendo que pueblo somos todos: los que votaron por él y los que no lo hicimos; según el artículo 188 de nuestra constitución: "El presidente de la República simboliza la unidad nacional y al jurar el cumplimiento de la Constitución y de las leyes, se obliga a garantizar los derechos y libertades de todos los colombianos". El artículo 2 señala: " …. facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa… de la Nación". Dividir el país, descalificando con desprecio a quienes piensan y actúan distinto a su parecer, deslegitimar al adversario y señalar sin ninguna prueba que son corruptos y se han robado el dinero del Estado. También la búsqueda de la paz sin metodología, metas explícitas y estrictas, sin un norte y además en contravía de las normas penales internacionales y leyes nacionales que establecen que no hay amnistía ni indulto para Crímenes de guerra, delitos de lesa humanidad como acceso carnal violento, privación grave de la libertad, tortura, desaparición forzada, sustracción de menores, desplazamiento forzado, todos estos tipos penales practicados por algunos hoy en el Congreso en total impunidad y que se continúan repitiendo, nos traen cada día mayor inseguridad, mayor violencia, los campos y poblaciones más desprotegidas y sus habitantes secuestrados en sus viviendas. Los delincuentes y sus bandas apoderándose de las regiones, la guardia indígena atemorizando a la población, los grupos criminales obligando a las poblaciones para que expulsen el Ejército. Mientras tanto el presidente sigue hablando de mesas de diálogo, de altos al fuego que solo cumple el Ejército que él desvertebró, e incumple el mandato constitucional de proteger a los ciudadanos y mantener el orden público. Los empresarios reciben amenazas e investigaciones y no tienen garantías, los delincuentes se mueven sin restricciones y se han ido apropiando de muchos territorios destruyendo la institucionalidad. Es urgente la unión y el trabajo armónico de todos los colombianos, su dirigencia política, empresarial, gremial, académica para defender la institucionalidad.
Exministra.
La Nación Argentina O Globo Brasil El Mercurio Chile
El Tiempo Colombia La Nación Costa Rica La Prensa Gráfica El Salvador
El Universal México El Comercio Perú El Nuevo Dia Puerto Rico
Listin Diario República
Dominicana
El País Uruguay El Nacional Venezuela