Miércoles, 21 de Abril de 2021

Los días de Heike Paulmann al mando de Cencosud: reuniones para "empaparse de los equipos", prepara mensaje a inversionistas y se declara "no disponible" para reemplazar a su padre

ChileEl Mercurio, Chile 7 de marzo de 2021

Ante la ausencia del fundador de Cencosud, en el seno de la familia Paulmann se preparan para un recambio que avizoran inminente. Los hermanos mayores lo conversaron ampliamente este verano y aunque Manfred es el candidato natural, los hermanos saben que no se le puede obligar y que debe estar convencido de querer retornar a la compañía, por lo que trabajan un plan B. Mientras, la presidenta interina se ha reunido varias veces con el gerente general, con el equipo legal y con el área comercial.

Varios de quienes han estado con Heike Paulmann Koepfer esta semana aseguran que ella ha sido clara y enfática en que su presidencia del holding Cencosud es de transición y tiene fecha de expiración. Lo ha dicho, sostienen, cada vez que en privado le han preguntado si estaría disponible para asumir el cargo de manera definitiva una vez que su padre, el empresario Horst Paulmann Kemna, dé un paso al costado de la primera línea del holding que encabeza desde hace más de cuatro décadas.
La tercera de los tres hijos mayores de Paulmann Kemna (que el 22 de marzo cumple 86 años) asumió la presidencia interina del conglomerado el viernes 26 de febrero. Ese día, la compañía informó al mercado que Heike -51 años, ingeniera comercial de la Universidad de Chile-, tomaría el relevo hasta que su padre se reintegre a sus funciones, una vez concluido el período de licencia médica del que está haciendo uso. Lo que inquietó al mercado es que esa decisión implicaba que el permiso médico del fundador de la compañía se extendía, pues a inicios de febrero la propia firma había informado que finalizaba a fines de ese mes. De inmediato surgieron los rumores sobre el real estado de salud de Paulmann y quién lo sucederá a la cabeza del grupo, movimiento que hoy en el clan Paulmann se avizora como inminente, a tal punto, que quienes han compartido con ellos cuentan que ese cambio lo ven muy probablemente para concretarse en la próxima junta de accionistas de abril o un poco tiempo después, "pero sí durante este año".
El tema se ha conversado extensamente por estos días en el seno de la familia Paulmann, revelan conocedores, donde los hermanos siempre tuvieron claro que llegado el momento tendrían que asumir "la tremenda responsabilidad de continuar desarrollando el legado del padre y fundador" y de "conducir esa enorme compañía que con mucho éxito él ha logrado construir y hacer crecer durante toda su vida. Es una tarea y compromiso ineludibles", confidencian fuentes cercanas al grupo familiar.
¿Quién tomará el timón?
Heike no tomará el timón. Al menos esa es la postura "inamovible" que ha transmitido hasta ahora. Su negativa no pasa porque se sienta menos capaz o menos comprometida con la empresa familiar, sino por otras tres razones que suele mencionar. Que su carácter y personalidad están más en sintonía con el rol de director que con el de presidente, porque quiere conservar su tradicional y cuidado bajo perfil -"la sobreexposición no me acomoda", ha dicho en su entorno-. Además, cree que sus hermanos tienen la primera opción para encabezar la compañía por orden de 'prioridad' familiar, porque son los mayores. También siente que su función de directora es más compatible con su rol de madre, en cuanto a lo demandante que implicaría asumir el liderazgo de una organización del tamaño de Cencosud y estar 24/7 en función del trabajo.
Peter (52 años), director de Cencosud y presidente de Cencosud Shopping, tampoco está disponible, pero por otras razones: su interés es mantenerse en el directorio del holding y continuar liderando la mesa del negocio inmobiliario. Las miradas, entonces, están volcadas hacia el primogénito Manfred (53 años), que en 2010 renunció a la vicepresidencia del holding por reiteradas discrepancias con su padre.
Los tres hermanos mayores tienen una buena relación, suelen visitarse con frecuencia y en verano juntarse en las distintas casas de veraneo que cada uno posee en Santo Domingo, Vichuquén, Villarrica y Osorno. Este año no fue la excepción, y en enero compartieron en el sur del país. Claro que en febrero permanecieron en Santiago acompañando a su padre que estuvo internado en la Clínica Las Condes realizándose exámenes. En este tiempo, los hijos mayores del empresario han vuelto a conversar sobre el futuro de la compañía, la continuidad familiar que debe tener, el recambio que viene y el rol de cada uno dentro de la organización.
Al interior del grupo familiar piensan que ante la ausencia definitiva del patriarca, Manfred es el candidato a presidir Cencosud. En el clan ven que el hermano mayor debería tomar un rol más activo y protagónico, volviendo al directorio, donde creen que puede ser un gran aporte, "tal como lo demostró en el pasado cuando desarrolló con mucho éxito el modelo de negocios de la cadena Easy, en Argentina primero y en Chile después", pero, recalcan, "aunque eso bien podría ocurrir en abril, a nadie se le puede obligar y la familia no lo debe convencer. Él debe estar seguro de querer reincorporarse", afirman en el círculo de la familia. En todo caso, en el seno familiar hay un convencimiento: "La compañía necesita de todos los Paulmann empujando el carro", subrayan a menudo.
¿Y si Manfred decide no volver? En ese caso, el plan B 'preliminar' que los Paulmann han esbozado es optar por un presidente externo a la familia, pero que represente la voz del clan. En ese escenario, una alternativa sobre la mesa sería Matías Videla, como presidente. El actual gerente general cuenta con la plena confianza de la familia y del directorio.
El sello "H"
Heike integra el directorio de Cencosud desde abril de 1999. Aunque en privado no se cansa de reiterar que es "la sucesora momentánea" de su padre, en esta semana que lleva al mando del gigante del retail ha tenido una nutrida agenda de actividades internas que le han dado poco respiro. Se ha reunido varias veces con el gerente general -con quien tiene muchas coincidencias en la mirada de negocios-, con el equipo legal y con el área comercial, porque si bien conoce el negocio familiar desde hace mucho, ha dicho que quiere "empaparse del día a día y escuchar a los equipos para nunca dejar de aprender". Es una convencida del valor del trabajo colaborativo y que solo desde ahí "las organizaciones pueden mejorar, hacer una contribución real y genuina al país, y asegurar su sostenibilidad", suele decir.
Hacia esta última área se ha enfocado y es la que busca seguir potenciando en el grupo, "desde cualquier sillón donde me corresponda estar", se le escucha repetir. Y si en sus inicios la nueva presidenta interina de Cencosud desarrolló el concepto de Aventura Center, la cadena de entretenimiento familiar de la compañía, con el tiempo asumió funciones en el área de su verdadero interés, la Responsabilidad Social Empresarial, ahora denominada sustentabilidad. Actualmente lidera esa área, desde la cual ha impulsado mejores prácticas con los proveedores, hacia los clientes, con la comunidad, con el medio ambiente, con los trabajadores del holding . Quiere imprimir ese sello y esa mirada en el conglomerado, dejar esa huella, porque piensa que "las empresas tienen la obligación de ser respetuosas con todo su entorno, amables con la sociedad, inclusivas, tolerantes, buenos ciudadanos", relatan quienes han compartido con ella.
En lo inmediato, cuentan conocedores, Heike tiene contemplado sostener un encuentro de manera telemática con inversionistas y tenedores de bonos para transmitir un mensaje de continuidad: que Cencosud sigue funcionando a toda máquina, con todos los motores encendidos, motivados y entusiasmados por hacerlo cada día mejor "y con la impronta que siempre ha cultivado su fundador".
Organizando las inversiones
Los hermanos Paulmann se están preparando para asumir mayores responsabilidades en el grupo que fundó su padre, adelantándose a las definiciones que vendrán.
Por estos días, y por separado, han estado explorando cómo reordenar sus emprendimientos personales, que han desarrollado de manera independiente de la participación que tienen en Cencosud. La familia Paulmann es dueña del 53,3% del holding, que gestiona, principalmente, a través de Inversiones Quinchamalí, Inversiones Latadía e Inversiones Tano. Además, sus integrantes tienen acciones directas en la compañía.
En paralelo, los tres hijos Paulmann mayores han desarrollado su propia veta empresarial. Manfred, a través de sus vehículos de inversión Alpa, Atom y Humber, gestiona una cadena de mini market, hoteles, restaurantes, proyectos inmobiliarios, de e-commerce y de capacitación. Peter, por su parte, posee una cadena de tiendas de regalos y juguetes y tiene propiedades agrícolas, mientras Heike ha invertido en medicina estética y formó una sociedad con sus cuatro hijos para invertir en renta variable y fija, nacional e internacional, bienes inmuebles y otras propiedades.
La idea que barajan los hermanos, cuentan fuentes conocedoras, es que cada uno organice bajo un solo paraguas sus inversiones personales, formando cada quien sus respectivos family offices, "para ordenar la administración y hacer una mejor gestión con un solo brazo inversor que consolide todas las inversiones individuales", comentan fuentes al tanto del proceso. Con ese fin, han explorado activamente opciones en el mercado, con asesores de inversiones y boutiques financieras, "acercamientos que hasta ahora son preliminares, pero que les sirven para ir trazando el camino", confidencian en el mercado.
En la familia esperan el retorno pronto de Manfred al directorio, pero si él decide no volver, los hermanos ya trabajan en un plan B. Cencosud del futuro: presidencia menos ejecutiva y estructura más flexible para ventas, fusiones o desinversiones, sin enamorarse de activos no rentablesEn el seno de los Paulmann Koepfer no dudan de que la figura de Horst es irremplazable. "Con mi padre compartimos el sentido de la responsabilidad, el valor del trabajo y del esfuerzo, y las iniciales HP, pero nadie lo supera en energía y en entusiasmo. Es una máquina, parece de otro planeta. Horst hay solo uno", cuentan que suele decir Heike a sus cercanos.
Los tres hermanos saben que quien sea el próximo presidente del conglomerado estará lejos del rol ejecutivo y de gestión que ha ejercido Horst, omnipresente y pendiente de cada detalle, desde "el tipo de pan que se fabricaba en la panadería de Jumbo" hasta "el canapé que se iban a comer los invitados en alguna ceremonia de la empresa", recuerdan en el grupo.
Los herederos del clan no solo deberán decidir el modelo de presidencia que se va a establecer cuando el empresario salga definitivamente de la primera línea del grupo. También tendrán que definir el diseño y la arquitectura de todo el gobierno corporativo. Una idea que en el pasado han comentado los hijos mayores y que podrían reactivar es fortalecer las filiales con directorios independientes, dándoles mayor autonomía. Por ejemplo, tener el directorio madre, pero al mismo tiempo establecer un directorio por cada negocio, es decir, por tiendas por departamento, por supermercados, por mejoramiento del hogar, etc., siguiendo el ejemplo de la forma en la que hoy opera Cencosud Shopping. Otra idea que ha rondado en la familia es instalar directorios locales por países.
Cencosud, sin su fundador a la cabeza, incorporará un cambio relevante: la representación de otro heredero, Hans Dieter, el cuarto hijo del patriarca con su actual pareja, Katherine Bischop. Hans Dieter nació en junio de 2018, y sus hermanos mayores saben que una vez que Horst Paulmann no tenga las riendas del patrimonio familiar, tendrán que conversar con Bischop la mejor manera de integrarlos a la estructura y a las decisiones de la compañía, "hacer un reordenamiento en las instancias que correspondan", confidencian en el círculo de la familia.
A diferencia del patriarca, Heike y sus hermanos son más pragmáticos y comparten la idea que el 'Cencosud del futuro' debería ser una compañía adaptable y flexible, achicable si es necesario, o expansiva cuando las oportunidades lo justifiquen. Los hijos mayores Paulmann están abiertos a distintas opciones para la empresa, como una fusión, o la venta de negocios poco rentables, esto último siempre resistido por Horst. "Las organizaciones deben ser capaces de reaccionar con celeridad a los cambios del mercado, del consumidor, de la competencia. Las empresas no subsisten siendo estáticas ni rígidas, y deben tener el tamaño que se justifique tener", suele enfatizar la presidenta interina del holding.
Hace unos años, en Cencosud encargaron -de manera muy reservada- una valorización de la compañía para dimensionar su peso: US$ 16.000 millones. En Bolsa, hoy su valor alcanza los US$ 5.650 millones y el de Cencosud Shopping otros US$ 3.202 millones. Altas fuentes ligadas al entorno familiar enfatizan que ambas compañías están afectadas por la contingencia de la pandemia, pero que valen mucho más, y traen a colación esa mayor valorización, que estará sobre la mesa en caso de existir, a futuro, alguna opción de fusión, venta o asociación.
En la familia creen, además, que "el camino es innovar, innovar, innovar". Por eso, los hermanos -particularmente Heike y Peter, que están en el directorio- no han dudado en aplaudir la alianza con la aplicación Cornershop que selló la compañía, como también el nuevo formato de locales con el que la firma busca competir en la industria de las tiendas de conveniencia. En privado han deslizado otra de sus propuestas: "tal vez, las tiendas de departamento del futuro deberían migrar hacia una megaplataforma, tipo market place , en vez de tiendas físicas", cuenta un testigo.
En la familia no descartan llegar a México, un frustrado viejo anhelo del padre, pues piensan que podrían volver a intentarlo, aunque solo si hay una buena oportunidad, como tampoco desechan la posibilidad de quedarse solo con el negocio de supermercados, que aporta el 70% de los ingresos del grupo y es un rubro resiliente, "lo que sería volver al core, al origen de la compañía", apuntan desde el núcleo familiar. Y subrayan. "No hay que cerrarse a nada, todas las opciones pueden estar sobre la mesa y ser analizadas en su mérito".
A nivel regional, los Paulmann también vislumbran desafíos importantes más a corto plazo. Uno de ellos es la apertura en bolsa de la filial de supermercados en Brasil y la urgente consolidación de la operación en Colombia, "un mercado donde hay que poner el acelerador para rentabilizar", dicen fuentes ligadas al entorno de la familia, anticipando que el empujón sería "con socios o solos, eso se verá". Argentina es historia aparte y un mercado poco relevante en términos del valor de la compañía, además de complejo de navegar por temas de inflación y tipo de cambio. La visión estratégica de los hermanos Paulmann difiere de la que tiene y ha defendido el patriarca, y más bien apunta a que "si bien hay que apasionarse con los proyectos, no hay que enamorarse de ellos ciegamente". Sabido es que su padre ha perseverado en permanecer en el mercado argentino "por el cariño que le tiene al país", reconocen, pero, recalcan en privado, "siempre hay que mirar más allá del corazón y si el negocio no se sustenta, tener la cabeza fría para actuar a tiempo".