Lunes, 20 de Septiembre de 2021

?Le recomiendo a Castillo leer a Maquiavelo?

PerúEl Comercio, Perú 1 de agosto de 2021

¿Cómo el capítulo VI de ?El Príncipe?, un libro escrito hace 500 años, puede ser útil en la difícil e incierta coyuntura actual?

Por Moisés Lemlij



Maquiavelo pasó a la historia popular por una frase que jamás dijo: ?El fin justifica los medios?. A su mala fama contribuye, además, el término ?maquiavélico?, que según el diccionario quiere decir ?astuto y engañoso?; es decir, una persona que actúa con perfidia para conseguir sus propósitos. Nada más lejos de los consejos que el pensador y escritor italiano dio en su obra más difundida, ?El Príncipe?, para que los aspirantes a gobernantes pudieran conservar el poder en esos Estados-reinos de la Europa mediterránea de comienzos del siglo XVI, cuando primaban las venganzas y traiciones.





El psicoanalista Moisés Lemlij recomienda al presidente Pedro Castillo leer a Maquiavelo, sobre todo el capítulo VI de ?El Príncipe?. ¿Por qué? Leamos sus declaraciones.





? ¿Qué debemos rescatar de las recomendaciones políticas de Maquiavelo en estos momentos?





Maquiavelo fue un gran observador de las estructuras políticas y de la naturaleza del ser humano. ?El Príncipe? es un libro práctico de consejos de cómo más o menos se debe conservar el poder. Ahí le escribe a alguien nuevo que entra al poder, escaso de recursos. Él dice que para que alguien tenga éxito político necesita tener virtud y fortuna. Es decir, cierto tipo de talento y, sobre todo, suerte. Porque si tienes solo una de las dos cosas, vas a fracasar. Otra cosa que dice es que tienes que tener dos objetivos: lograr una estabilidad interna en tu zona de gobierno y una independencia externa. Ese mundo fraccionado de la Italia de la época, con reinos, ducados, principados, que se peleaban entre sí, es parecido a lo que pasa ahora.





? ¿Qué afirma Maquiavelo que le puede ser útil al nuevo presidente?





Yo le recomendaría a Castillo que lea ?El Príncipe?. Ahí dice, en líneas generales, que cuando un gobernante adquiere el poder, aquellos que lo ayudaron a subir van a creer que tienen todo el derecho de administrar y compartir ese poder, pero el gobernante tiene que tener muy claro que las características de quienes lo ayudaron a tomar el poder no son necesariamente las características que se necesitan para gobernar. Entonces, aconseja Maquiavelo, una de las primeras cosas que tiene que hacer el gobernante es buscar a quienes le pueden ser útiles para gobernar, así tenga que cambiar los aliados viejos y buscar otros nuevos.





?Un consejo que parece dictado para este momento político.





Así es. Y la segunda cita interesante está en el capítulo VI y dice: el gobernante tiene que tener muy claro que no hay nada más difícil de ejecutar ni nada de más dudoso éxito que introducir un nuevo sistema de normas y leyes cuando se empieza un gobierno. Esto porque aquellos que quieren introducir este nuevo sistema lo hacen para conseguir un beneficio que no es, necesariamente, el mejor para el príncipe; y aquellos que apoyan las viejas normas lo considerarán intolerable y por ende se opondrán a él.





?El primer punto, sobre prescindir de los aliados, ¿no puede entenderse como traición?





Lo que dice Maquiavelo es que tus principales deberes son la estabilidad interna, el bienestar del pueblo y la independencia política. Tu deber principal no es con tus aliados, tu deber principal es con aquellos a quienes gobiernas. Otra cosa que dice Maquiavelo es que si centralizas todo el poder, es más difícil que puedas gobernar. Es decir, si eliminas la Defensoría del Pueblo, el Tribunal Constitucional, vas hacia la centralización del poder y será difícil tener éxito.





?En ese punto no es autócrata, sino republicano.





Es que el príncipe tiene que tener muy buenos consejeros. Por eso dice: cambia a tus consejeros con atributos militares, que te ayudaron a tomar el poder, por gente que sepa administrar, y fíjate en esta coyuntura: [Vladimir] Cerrón dice todo lo contrario. Dice: a mí no me importa el experto que gobierne bien, me interesa el que me obedezca. En esos momentos, dice Maquiavelo, el príncipe tiene que fortalecerse con nuevos aliados y solidificar sus instituciones. Así le va a ser más fácil deshacerse de aquellos que lo tienen prisionero. Otra cosa que tienes que hacer es distinguir entre quiénes son tus rivales y quiénes son tus enemigos. A Castillo le recomendaría que lea o que relea a Maquiavelo si ya lo ha leído.